COAG pide a la UE condicionar la apertura del mercado hortofrutícola a ciertos estándares mínimos

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) ha solicitado a la Unión Europea que se condicione la apertura de los mercados hortofrutícolas europeos al cumplimiento de unos estándares mínimos en materia sociolaboral, ambiental y sanitaria, informó la organización agraria en un comunicado.

Se trata, según explicó COAG, de favorecer la seguridad alimentaria y de los consumidores europeos, al tiempo que se busca la mejora de las condiciones de vida y trabajo en los países terceros mediterráneos.

Así se lo trasmitió hoy en Bruselas el responsable de frutas y hortalizas de COAG, Andrés Góngora, a los responsables de las negociaciones de Euromed de la Comisión Europea y de la Representación Permanente de España ante la Unión Europea.

"Dado que los agricultores europeos han de cumplir obligatoriamente numerosos requisitos medioambientales y sociales que tienen importantes repercusiones sobre los costes de producción, las importaciones que llegan al mercado europeo deben respetar principios similares y no incurrir en competencia desleal", explicó Góngora.

Asimismo, demandó que se adopten cláusulas como las que ya se han adoptado en otras ocasiones, como en el Acuerdo de Cotonú, entre la UE y los países ACP, donde se recoge el compromiso de ambas partes de respetar los Convenios de la Organización Internacional del Trabajo, en particular, sobre la libertad sindical y derecho a la negociación colectiva, abolición del trabajo forzado, eliminación del trabajo infantil y no discriminación en el empleo.

EXPORTACIONES DE TOMATE MARROQUÍ.

También se insistió en que se deben hacer públicas las cuantías económicas satisfechas por los exportadores marroquíes, principalmente de tomate, "tanto de manera general, como en especial en aquellos días en los que el valor global de importación se situó por debajo del precio de entrada, para dar mayor transparencia a los sistemas de control de entrada de producto de países terceros".

En este sentido, se instó a la Comisión a "considerar las graves perturbaciones en el mercado europeo provocadas por las importaciones de Marruecos a la hora de negociar la revisión del acuerdo".