Economía/Consumo.- COAG denuncia un diferencial de precios entre origen y destino del 500% en los productos agrícolas

MADRID, 25 (EUROPA PRESS) El diferencial entre precios de origen y de destino de los productos agrícolas alcanzó el 500% en febrero de 2009, mientras que el diferencial medio del conjunto de los productos agrícolas y ganaderos es del 462%, según anunció hoy el secretario general de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), Miguel López. López hizo estas declaraciones durante la presentación del documento reivindicativo "Alimentación, cuestión de Estado", elaborado en colaboración con la Unión de Consumidores de España (UCE) y la Confederación Española de Organizaciones de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (Ceaccu), que tuvo lugar momentos antes de la inauguración del III Mercado Agrario Transparente. Estos datos, proporcionados por el Indice de Precios de Origen y Destino de los Alimentos (IPOD) elaborado por COAG, indican que la participación de los productores en los precios finales pagados por el consumidor no alcanza en muchos casos el 25%. Del mismo modo, la organización denunció un incremento de los costes de producción de los agricultores de 2.610 millones de euros en 2008, lo que supone un sobrecoste anual de explotación de 6.525 euros. Asimismo, el documento presentado denuncia un encarecimiento del 20% de los consumos intermedios de las explotaciones agrarias durante el pasado año. "Casi el 90% de los olivareros están vendiendo su aceite por debajo del umbral de rentabilidad, tenemos 2,15 millones de hectáreas de 200.000 explotaciones que están fuera de rentabilidad", manifestó López. Asimismo, realizó una llamada de atención sobre un sector en el que en 2008 "se han caído 50.000 empleos" y donde la renta agraria real total ha descendido un 26% desde el año 2003. "No es sólo una cuestión económica, es también una cuestión de empleo y de alimentación, que no puede ser regulada por el mercado, porque el mercado no regula, el mercado especula", denunció el secretario general de COAG, para quien el modelo social de agricultura y ganadería "es fundamental para garantizar la alimentación de los ciudadanos". De este modo, López reivindicó la elaboración de una nueva política agraria que favorezca tanto al productor y al interés general, que contenga mecanismos de regulación del mercado y de control de los precios con la que se puedan evitar las prácticas abusivas. Por su parte, la responsable de comunicación de Ceaccu, Yolanda Quintana, denunció que los márgenes comerciales no se ajustan a la cadena de valor y alegó que mientras en julio el IPC general era del 4%, la alimentación crecía a un 11%. Por ello, instó al Gobierno a conceder carácter sancionador al Observatorio para combatir aquellas prácticas que eleven injustificadamente los márgenes comerciales. LA GUERRA DE LAS MARCAS ES SÓLO MARKETING. Según Miguel López, "la guerra de las distribuidoras es una guerra de marketing para ganar cuota de mercado", donde ya tienen una posición dominante en muchos productos, con lo que están desplazando del mercado las primeras marcas. Además, el secretario general de la organización alertó de que las distribuidoras están entrando en el sector industrial y en el sector productor. "Mercadona tiene un acuerdo con la empresa envasadora portuguesa Sovena con la que están realizando plantaciones de olivar y producción en Portugal y en el Norte del Magreb", expuso López, que prosiguió su discurso poniendo de ejemplo a Todolivo, propiedad de Sos, que según el secretario general de COAG está alcanzando acuerdos con grandes cadenas agroalimentarias, y creando las mayores cadenas de producción de olivar de España. "Las cadenas de agroalimentación pretenden introducir un sistema integrado para favorecer su posición de dominio y la deslocalización de la producción", concluyó López.