El consumo de carne de cerdo se mantiene en la UE pese a la gripe A

  • Bruselas, 8 may (EFE).- Los ciudadanos de la Unión Europea (UE) han mantenido el consumo de carne y otros derivados del cerdo, sin alarmarse por la gripe A, por lo que los precios no han bajado, según ha declarado hoy a Efe el secretario general de la Unión Europea del Comercio de Ganado y Carnes (Uecbv), Jean-Luc Meriaux.

Bruselas, 8 may (EFE).- Los ciudadanos de la Unión Europea (UE) han mantenido el consumo de carne y otros derivados del cerdo, sin alarmarse por la gripe A, por lo que los precios no han bajado, según ha declarado hoy a Efe el secretario general de la Unión Europea del Comercio de Ganado y Carnes (Uecbv), Jean-Luc Meriaux.

El responsable de la Uecbv ha asegurado que hasta la fecha las noticias sobre la gripe A, llamada inicialmente gripe porcina, no han influido en los consumidores europeos y "no han tenido impacto" en el mercado.

"Gracias a los mensajes lanzados por las instituciones nacionales e internacionales sobre la seguridad de comer carne y productos del cerdo" y a que el ciudadano "los ha entendido bien" no se ha notado un descenso de las ventas de esos alimentos por el momento, ha subrayado Meriaux.

Por el contrario, ha señalado, para los comercializadores europeos de carne la gripe A puede tener consecuencias si otros socios mantienen las barreras comerciales, en reacción a la enfermedad.

Más de 15 países del mundo han establecido prohibiciones a la importación de cerdos vivos, carne y derivados, procedentes principalmente de Estados Unidos y México, como medida de precaución contra la gripe AH1N1, aunque también se han visto afectados países como España o Reino Unido.

En el caso de Rusia, las autoridades se han comprometido con España a suspender "paulatinamente" y "provincia por provincia" la prohibición a la entrada de productos cárnicos porcinos elaborados a partir del 1 de mayo.

El secretario general de la Uecbv ha opinado que la decisión de Rusia "no es el final del bloqueo a la carne española, sino una regionalización del embargo".