España aporta tres millones al Tratado de Recursos Genéticos para la Alimentación y la Agricultura

Etiquetas

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

España aporta tres millones de euros para el desarrollo del Tratado Internacional de Recursos Genéticos para la Alimentación y la Agricultura (TIRFAA), que establece un "sistema multilateral" de acceso a los recursos fitogenéticos y reparto de beneficios, según afirmó hoy la directora de la Oficina Española de Variedades Vegetales, Alicia Crespo.

Durante la sesión informativa 'Diversidad genética, seguridad alimentaria y desarrollo rural: cooperación España-FAO', a la que asistió el secretario ejecutivo del TIRFAA, Shakeel Batí, Crespo explicó el "importante" papel de España en la Comisión de Recursos Genéticos para la Alimentación y la Agricultura de la FAO, cuyo resultado fue la aprobación del Tratado, así como en la organización de la primera reunión del Órgano Rector, celebrada en Madrid en 2006.

Mediante este Tratado Internacional, los países firmantes acordaron poner los recursos fitogenéticos para usos agrícolas y alimentarios a disposición del resto de países firmantes y aceptaron hacer reparto común de los beneficios derivados del uso de dicho material.

La directora de la Oficina Española de Variedades Vegetales destacó que el principal beneficio es el intercambio del material en sí, con el fin de estimular la investigación y la mejora de plantas cultivadas, destacando que el Tratado busca garantizar que los recursos genéticos, vitales para la agricultura y la alimentación humana, se conserven y usen de forma sostenible.

Por otro lado, resaltó la necesidad de conservar adecuadamente los recursos filogenéticos, ya que actualmente la agricultura depende de un número escaso de cultivos. En todo el mundo, sólo unos 150 cultivos alcanzan un nivel importante, y el 90% de la alimentación mundial está basada en solamente unas 30 especies vegetales y unas docenas de variedades.

Crespo indicó que se está trabajando en la aplicación del Tratado, que supondría el intercambio de recursos genéticos de los 33 bancos de germoplasma públicos coordinados por el INIA, además de la posible colaboración de colecciones privadas y publicas no comprometidas en el Tratado.