España supera los 1,3 millones de hectáreas dedicada a agricultura ecológica y se sitúa a la cabeza de Europa

Espinosa destaca el "espectacular crecimiento" del sector pero advierte de que es preciso favorecer que el mercado interno demande productos ecológicos

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

La superficie destinada a la agricultura ecológica creció en España en 2008 un 33% con respecto al año anterior, alcanzando más de 1.317.000 hectáreas, lo que sitúa al país a la cabeza de Europa en este tipo de producción agrícola, según destacó hoy la ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, durante la presentación de los datos correspondientes al año pasado.

La ministra valoró positivamente el crecimiento registrado en 2008, cuando además del incremento de superficie, el número de operadores, entre productores, transformadores y comercializadores, sobrepasó los 23.400 (+16%). Los primeros son los más numerosos y superan los 21.000.

Si se analizan los datos de toda la legislatura, entre 2004 y 2008, el incremento de la superficie es del 80%, lo que responde, en palabras de la ministra, al "esfuerzo de potenciación" de esta modalidad agrícola asumido por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. En ese mismo periodo, los productores y elaboradores agrícolas crecieron un 33% y las explotaciones ganaderas ecológicas, un 115%.

"Podemos afirmar prácticamente con rotundidad que hemos alcanzado el primer puesto de la Unión Europea", aseguró Espinosa con una "cierta prudencia", a la vista de que aún no se conocen los datos finales de otros países. No obstante, el "competidor" de España por ese liderazgo europeo es Italia y, a la vista de sus resultado en los últimos años, no se espera que pueda llegar a igualar la superficie de agricultura ecológica española.

En 2008, Andalucía continuó siendo la región española con una mayor superficie destinada a la agricultura ecológica, casi 785.000 hectáreas, el 59,5% de la superficie total del país, y 8.125 operadores. Dentro de Andalucía, la provincia de Huelva, con 186.000 hectáreas, supera incluso a la segunda Comunidad Autónoma con mayor superficie inscrita, Castilla La Mancha, que tiene 119.668 hectáreas tras haber crecido un 147% respecto a 2007.

Dentro de la superficie agrícola ecológica cultivada, destacan los cereales, incluido el arroz, con 126.168 hectáreas, lo que supone un 10% del total; y el olivar, con 101.275 hectáreas, un 8%. En cuanto a las orientaciones productivas de la agricultura ecológica, destacan los bosques y los pastos y praderas, base de la ganadería ecológica, con más de 848.000 hectáreas.

La ganadería ecológica registró el año pasado un incremento del 25% con respecto a 2007, hasta llegar a las 3.813 explotaciones ganaderas, siendo las más numerosas las de vacuno (1.671 con más de 100.000 cabezas) y las de ovino (874). También hay 194 establecimientos apícolas.

El número de industrias transformadoras y elaboradoras de productos ecológicos ascendió a 2.174 y entre ellas destacan las de manipulación y envasado de productos hortofrutícolas frescos (396); las 351 bodegas y embotelladoras de vino y las 298 almazaras y envasadoras de aceite. Cataluña es, con 459, la región con más industrias de este tipo, seguida de Andalucía, que tiene 384.

FAVORECER LA DEMANDA INTERNA.

La ministra valoró muy positivamente los datos registrados por este modelo de agricultura que "pretende integrar la producción agraria y la conservación del medio ambiente" pero, según aseguró, su desarrollo también plantea "retos" de futuro, entre ellos y principalmente, favorecer que el mercado nacional incremente el consumo de productos ecológicos.

"El desarrollo de la demanda interna hasta alcanzar niveles significativos o semejantes a los de países de nuestro entorno con parecidas estructuras socioeconómicas", es, según dijo Espinosa uno de los objetivos pendientes de la agricultura ecológica y del Plan para su desarrollo que se puso en marcha en 2007.

Para ello, apostó por adecuar el "dimensionamiento" de las empresas en lo que se refiere a la comercialización y dotarlas de una mayor presencia en la distribución convencional así como usar canales alternativos de comercialización, como la venta a domicilio o el uso de nuevas tecnologías.

Espinosa insistió en los "progresos significativos" alcanzados por el sector pero mantuvo que entre los retos importantes a los que se enfrenta, también está el incremento de recursos humanos, técnicos y económicos. "El sector necesita mejorar en una adecuada formación, investigación y transferencia de tecnologías para reducir costes de producción", concluyó.