Estiman en seis millones de euros la deuda dejada por el dueño de la almazara de Higuera en quiebra

JAÉN, 6 (EUROPA PRESS)

El abogado de los agricultores que han presentado una querella tras la quiebra de la almazara de Fuentes Ibáñez de Higuera de Calatrava (Jaén) afirmó hoy que, según los datos a los que van teniendo acceso y a tenor de la declaración del propio Fuentes Ibáñez de hoy, se puede calcular que ha dejado una deuda de unos seis millones de euros.

Este letrado explicó a Europa Press que Fuentes Ibáñez reconoció hoy en su declaración que ha contraído con distintas entidades bancarias una deuda de unos 2,6 millones de euros, cantidad a la que hay que sumar otras como lo que debe de las campañas agrícolas.

Además, el abogado subrayó que este hombre "ha simulado" operaciones mercantiles y que tenía dos sociedades "amigas" en la provincia que "se cruzaban pagarés de peloteo", sociedades cuyos presidentes precisamente tendrán que comparecer en el juzgado por su relación con los hechos objeto de investigación.

El letrado de los afectados indicó que Fuentes Ibáñez fue amansando dinero y generado deudas a partir de noviembre de 2007, fecha en la que empieza a pedir líneas de descuento o pólizas de crédito con diversas entidades. "Él decía que iba pagando a los agricultores, pero ese dinero nunca se vio", aseguró.

Este hombre ha declarado hoy después de que el pasado 23 de abril fuera citado para declarar pero no acudió alegando que tenía un cuadro de ansiedad que le imposibilitaba comparecer en el juzgado, de ahí que su declaración se retrasara hasta hoy. Ahora el proceso tiene que seguir con la práctica de, entre otras, más pruebas bancarias, ya que todavía tienen que llegar documentos sobre los movimientos de las cuentas en los diferentes bancos.

"Los agricultores están indignadísimos", constató el abogado, quien hizo hincapié en la tranquilidad con la que ha declarado este hombre y reconocido esas deudas que han generado un efecto en cadena dejando a muchas familias con su economía familiar seriamente afectada.

El juzgado de instrucción número uno de Martos ya emitió un auto acordando el embargo de los bienes tanto de esta almazara como de su propietario, una de las medidas cautelares que precisamente solicitaban los afectados en la querella que presentaron tras la quiebra de la sociedad.

Esta querella engloba a 69 personas afectadas por la quiebra de esta almazara de Fuentes Ibáñez que aglutinan un capital de unos 870.000 euros, lo que supone el 70 por ciento del crédito que había. Estas personas decidieron presentar una querella por insolvencia punible una vez que constataron la inviabilidad de que se entregara en pago la almazara.

La almazara Fuentes Ibáñez cerró sus puertas sin haber pagado la aceituna a más de 170 de agricultores, a los que en algunos casos adeuda más de una campaña y la liquidación del IVA. El dueño se marchó dejando un escrito en el que alega que debido a la situación de crisis tienen "serias dificultades" para poder hacer frente a los compromisos de pago a los proveedores.

"Por todo ello, en el ánimo de garantizarles el pago, especialmente a los cosecheros, hemos decidido unilateralmente formalizar una hipoteca sobre nuestra almazara en Higuera de Calatrava, que es todo el patrimonio que tiene la empresa, a favor de la totalidad de los cosecheros y proporcionalmente a la deuda que tenga cada uno a su favor pendiente de cobro", afirmaba en la citada carta.