IR propone usar todos los instrumentos del chequeo médico para favorecer la permanencia de los profesionales

La organización echa en falta medidas de apoyo para sectores tan importantes en la región como el olivar y el viñedo

TOLEDO, 2 (EUROPA PRESS)

La dirección ejecutiva y los responsables sectoriales de la Coordinadora de Agricultores y Ganaderos-Iniciativa Rural (COAG-IR) de Castilla-La Mancha trasladaron al director general de Mejora de las Explotaciones Agrarias, Miguel Chillarón, su criterio sobre la aplicación del "chequeo" de la PAC en la región, con cuya reforma no está de acuerdo por considerar que "avanza por un camino equivocado que lleva a la agricultura a una situación crítica".

Así se lo manifestaron los representantes de COAG-IR, según informó en nota de prensa la organización agraria, al director general de Mejora de las Explotaciones Agrarias en la reunión de trabajo que tuvieron para analizar el "chequeo médico" de la Política Agraria Comunitaria (PAC).

COAG-IR consideró que la reforma consolida el desacoplamiento de las ayudas, lo que a su juicio las aleja de la producción y de los profesionales de la agricultura, acentúa la desregulación de los mercados, dejando al modelo agrario europeo desprotegido frente a la competencia, en muchos casos desleal, de países terceros e intensifica el recorte de las ayudas agrarias.

La organización agraria mantiene que, en la actualidad, las orientaciones políticas de la UE deberían contemplar la alimentación como "un elemento estratégico y no como una mercancía, un planteamiento que, asegura, está desarmando la PAC y dejando en manos del mercado un papel regulador, cuando como se ha demostrado en los últimos meses, el mercado no regula sino que especula.

La ejecutiva se ha manifestado a favor del mantenimiento de los fondos derivados de la modulación adicional en la región que los genera y que, en la medida de lo posible, éstos se destinen a habilitar medidas que beneficien a los agricultores y ganaderos profesionales dentro de los márgenes reglamentarios que permite la reforma.

La imposición por parte de la UE de limitar a 100 euros el importe para cobrar las ayudas, lejos de simplificarlas, perjudicará a unos 17.000 productores de Castilla-La Mancha que dejarán de percibir en torno a 980.000 euros, aseguró la organización.

Respecto a la posibilidad del desacoplamiento total en los sectores de ovino y caprino, y de vacas nodrizas, COAG-IR puso de manifiesto la incoherencia del Ministerio al proponer el desacoplamiento total en el primero frente al acoplamiento en el segundo, ya que los argumentos que sirven para defender una u otra opción son perfectamente válidos para ambos.

En este contexto, los dirigentes agrarios han mostrado su preocupación ante la posibilidad de que, debido a las dificultades por las que atraviesan muchos ganaderos de ovino y caprino, éstos pueden ver en el desacoplamiento total una vía de solución para su complicada situación económica.

Para COAG-IR lo más lógico es que se sigan destinando las ayudas agrícolas a los profesionales que se mantienen en la actividad y poner en marcha un Programa Estratégico de Reconversión del Sector Ovino en el que se establezcan qué modelo ganadero queremos mantener en Castilla-La Mancha y se apoye decididamente, además de permitir la salida de los que no quieren o no pueden permanecer en el sector.

MEDIDAS DE APOYO PARA EL VIÑEDO Y EL OLIVAR

En cuanto al abanico de ayudas sectoriales que el Ministerio prevé poner en marcha dentro del marco del "chequeo médico" de la PAC, la organización agraria consideró que es un poco desequilibrado y dijo echar en falta medidas de apoyo para sectores tan importantes en la región como el olivar y el viñedo.

Asimismo, sugirió que se estudie la aplicación de la disposición comunitaria que permite excluir de las ayudas a los solicitantes cuya actividad agraria sea "marginal o insignificante", o cuya actividad comercial y/o empresarial "no sea fundamentalmente agraria". Para ello habría que estudiar y establecer qué se entiende por actividad insignificante y por actividad fundamental, con el fin de concentrar el máximo posible de ayudas entre los agricultores y ganaderos profesionales.

Por último, COAG-IR sugirió a la Consejería de Agricultura y Desarrollo Rural una batería de medidas y ayudas para su inclusión en el marco del conocido como "artículo 68" -ayudas sectoriales- o en el Plan de Desarrollo Rural de la comunidad autónoma, mediante la financiación que contempla la modulación adicional y otros instrumentos de financiación de la UE.

Entre las medidas propuestas destacan las agroambientales para el viñedo, de fomento a la lucha integrada ante las dificultades que habrá para utilizar pesticidas como consecuencia de la entrada en vigor de las nuevas disposiciones comunitarias en esta materia y una línea de ayudas para microinstalaciones de consumo de energías renovables específicas para explotaciones agrícolas o ganaderas.