La Junta destina 80 millones para potenciar una actividad agraria y ganadera sostenible

SEVILLA, 13 (EUROPA PRESS)

La Consejería de Agricultura y Pesca destinará 60 millones a las ayudas agroambientales 2009, incluidas en el Programa de Desarrollo Rural de Andalucía (PDRA 2007-2013), destinadas a incentivar a los agricultores y ganaderos comprometidos con el medio ambiente y con el mantenimiento y cuidado del patrimonio natural andaluz.

La nueva convocatoria --Boletín Oficial de la Junta de Andalucía número 67 de 7 de abril de 2009-- contará con un presupuesto de 500 millones para todo el PDRA, lo que supone un 95 por ciento más que en el PDRA 2000-2006. Por otra parte, también se convocan las ayudas para reforestación de tierras agrarias, con un presupuesto de 20 millones de euros.

Se garantiza así, por un lado, la continuidad de las ayudas agroambientales que en el marco anterior (2000-2006) tuvieron una gran aceptación entre los productores y, por otro, se ponen en marcha nuevas medidas. Estas subvenciones suponen un importante incentivo a la transformación de los sistemas productivos hacia formas ecológicamente más compatibles con el cuidado del medio ambiente.

Las ayudas, cofinanciadas a través del Fondo Europeo Agrícola y de Desarrollo Rural (Feader), podrán solicitarse hasta el 30 de abril. Lo más novedoso, según un comunicado de la Administración andaluza es que se conceden por primera vez en este nuevo marco 2007-2013subvenciones para realizar producción integrada en arroz, alfalfa y olivares próximos a embalses de agua de consumo humano o en zonas denominadas 'Natura 2000', y el mantenimiento del castaño.

Además podrán renovarse los compromisos adquiridos en convocatorias anteriores y solicitar nuevas ayudas para la apicultura, razas autóctonas en peligro de extinción y agricultura y ganaderías ecológicas. Los beneficiarios de las ayudas tienen la obligación de cumplir, al menos durante cinco años, su compromiso de desarrollar modelos productivos sostenibles desde el punto de vista medioambiental.

Respecto a la cuantía de las ayudas varía dependiendo de cada medida, siendo en el caso de la agricultura y ganadería ecológicas de entre 123,1 y 600 euros por hectárea según el cultivo. En ganadería la ayuda es de 201 euros por hectárea y año, con un tope máximo por carga ganadera.

Para la producción integrada de olivar las ayudas oscilan entre 203,75 y 286 euros por hectárea (según la anchura de cubierta). El objetivo es apoyar a los agricultores con explotaciones en Cuencas vertientes a embalses de abastecimiento de agua para consumo humano así como Red Natura 2000, que se comprometen a reducir aún más el uso de herbicidas y a realizar prácticas que eviten la erosión.

Para la apicultura se establece una ayuda por colmena de 21.40 euros más una prima complementaria de siete euros a la apicultura ecológica. Por su parte, para la producción integrada de alfalfa la ayuda es de 320 euros por hectárea para aquellos agricultores que se comprometan a reducir los fertilizantes, herbicidas y paren la siega unos 60 días.

Para el castaño hay una ayuda de 266 euros por hectárea --308 si es ecológico-- para mantener y conservar este cultivo, necesario porque disminuye el riesgo de incendios, previene la erosión y mejora la calidad de las aguas superficiales y las propiedades del suelo. Por su parte, para razas en peligro de extinción la ayuda es de 120,20 euros por unidad ganadera y 200 euros en el caso de las aves. Los programas agroambientales, que se están aplicando en Andalucía desde el año 1995, ofrecen un conjunto de medidas compatibles con el mantenimiento de la rentabilidad de las explotaciones agrarias y, a su vez, comprometidas con el cuidado del patrimonio genético y ambiental.

FORESTACIÓN DE TIERRAS AGRARIAS

Por otra parte, la nueva convocatoria de ayudas para la reforestación de tierras agrarias --Boletín Oficial de la Junta de Andalucía de 6 de abril de 2009-- están dotadas con 20 millones de euros. Con esta medida se pretende mantener la lucha contra la erosión y el cambio climático, así como promover la diversificación de la actividad agraria, entre otras. Desde su puesta en marcha en 1993 hasta la fecha, estas ayudas han permitido forestar más de 148.000 hectáreas.