LM apela a la responsabilidad de las CCAA y recuerda que "todos estamos en crisis"

La Junta no prevé articular ningún plan de rescate para el sector agrario pero sí que está "optimizando" recursos

TOLEDO, 11 (EUROPA PRESS)

La portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha, Isabel Rodríguez, considera que todas las comunidades autónomas deberían hacer un esfuerzo de responsabilidad y "de pensar en los ciudadanos" cuando se habla de política financiera o autonómica porque "todos estamos sufriendo una crisis económica", en relación al nuevo modelo de financiación autonómica.

En una entrevista concedida a Europa Press, la portavoz del Ejecutivo castellano-manchego explicó que la política financiera no sirve para otra cosa que para garantizar la educación, la sanidad, la protección social, la atención a las personas, así como colegios y hospitales.

"Ese pensar en los ciudadanos es lo que deben anteponer las comunidades autónomas cuando se planteen esa negociación", sostuvo Rodríguez, quien argumentó que "cuando las familias están en crisis también los gobiernos están en crisis, porque si las familias dejan de comprar, dejamos de ingresar impuestos".

Rodríguez, que explicó que de cara a la negociación de la financiación autonómica no se conocen datos novedosos, quiso subrayar que el nuevo escenario que se ha expuesto por parte del Gobierno deja a Castilla-La Mancha en "una de las mejores condiciones" respecto al resto de comunidades autónomas.

Según incidió, "todos los parámetros que se han barajado para el nuevo planteamiento del sistema financiero autonómico en nuestro país son positivos para Castilla-La Mancha", poniendo como ejemplo el crecimiento poblacional. Además, se congratuló de que la propuesta del Gobierno incorpore al sistema financiero una de las cuestiones que recogía la propuesta de reforma del Estatuto de Autonomía de Castilla-La Mancha: un fondo de convergencia. Por tanto, apuntó, "el marco general de financiación autonómica es muy positivo para la región".

"Es deseable que exista un acuerdo, pero creo que también todas las comunidades autónomas deberíamos hacer un ejercicio de responsabilidad porque si los momentos no son buenos para las familias tampoco son buenos para los gobiernos autonómicos y tampoco lo son buenos para el Gobierno de España, financieramente hablando", argumentó.

AGRICULTURA

Por otro lado, la portavoz del Ejecutivo regional precisó que el Gobierno no tiene previsto articular algún plan o medida de rescate para el sector agrario, como vienen reclamando desde hace tiempo algunas organizaciones agrarias, "porque tendríamos que hacer un plan de rescate para cada sector social o económico".

No obstante, sostuvo que el Gobierno está llevando a cabo importantes medidas agrarias y sobre todo está optimizando aquellos recursos que tiene para atender las dificultades del sector agrario. "En principio no tenemos planteado ningún plan de rescate porque tendríamos que hacer uno para cada sector, porque todos tienen dificultades", argumentó.

Seguidamente, dejó claro que la agricultura es un eje fundamental en la economía de Castilla-La Mancha y por ello "hay que atender sus necesidades". Respecto a las ayudas o prestaciones que se dirigen a los agricultores desde la Junta, advirtió de que "se están dando pasos importantes en lo que va de legislatura".

Así, puso de ejemplo la OCM del vino, el chequeo médico de la Política Agraria Común (PAC) o el Plan Estratégico de Desarrollo Sostenible del Medio Rural de la región. Para Rodríguez, estos serían los grandes ejes sobre los que gira la política agraria del Gobierno de Castilla-La Mancha.

En este sentido, destacó que el sector del vino está muy bien situado en torno a la nueva OCM del vino y recalcó que Castilla-La Mancha ha conseguido hacer una buena producción de sus vinos y ahora le queda hacer una buena promoción y comercialización "para ponerlos en el entorno internacional".

En cuanto a la revisión de la PAC, apostilló que se han dado pasos oportunos y "que la revisión no ha afectado a nuestra región y sí que nos viene muy bien la nueva apertura a las políticas de desarrollo rural que vienen en línea con lo que veníamos desarrollando en la Castilla-La Mancha".

Respecto al Plan Especial del Alto Guadiana (PEAG), subrayó que por primera vez se ha puesto dinero sobre la mesa, se están comprando ya los derechos de agua y de pozos para poder ahorrar, "y este plan es fundamental dentro de la política de agua de Castilla-La Mancha".

Con este plan, a su juicio, se está haciendo un ejercicio de responsabilidad "que bien podría ser observado por otras comunidades autónomas", que es reducir, con el acuerdo de los agricultores, el consumo de agua y el regadío para garantizar que los acuíferos subterráneos se recuperen como pueden ser las Tablas de Daimiel.