LM

TOLEDO, 4 (EUROPA PRESS)

La Unión de Cooperativas Agrarias de Castilla-La Mancha (UCAMAN) consideró hoy "absolutamente imprescindible" que los fondos que la nueva OCM de Vino transfiere al Desarrollo Rural de las regiones vitivinícolas, y que en caso de Castilla-La Mancha ascienden a 127 millones de euros para el período 2009-2013, se destinen de forma prioritaria a la reestructuración y redimensionamiento de las bodegas-cooperativas de la región.

"Desde UCAMAN se trabaja para garantizar que este presupuesto del sector vitivinícola que la OCM de Vino destina al Desarrollo Rural sirva para crear estructuras cooperativas competitivas en amplias comarcas, que obviamente serán un buen ejemplo económico y social de Desarrollo Rural", informó la organización en nota de prensa.

Asimismo, apuntó que esta acción la debe emprender y apoyar el Gobierno regional "para comprometerse, de una vez por todas, por un cooperativismo potente a medio y largo plazo y hacer una verdadera política agraria de alcance, abandonando la visión cortoplacista del 'café para todos' al que nos tiene acostumbrados, sin objetivos claros, sin prioridades, ni proyecto o diseño agrario y cooperativo agroalimentario alguno", agregó.

UCAMAN manifestó que los hechos constatan la necesidad de una política de estructuras a medio y largo plazo, que dote de las herramientas necesarias, genere y promueva un productor agrario y un cooperativismo más competitivo, como define el Plan Estratégico del Cooperativismo Agroalimentario Castellano-Manchego (PECAM).

Para ello, propuso que la Consejería de Agricultura y Desarrollo Rural incluya en el Plan de Desarrollo Rural (PDR) de Castilla-La Mancha medidas de vertebración y comercialización a través de la figura, reconocida en el propio reglamento comunitario, de las Organizaciones de Productores vitivinícolas (OPVS) para mejorar la competitividad y el posicionamiento comercial de las bodegas-cooperativas de Castilla-La Mancha, dotándolas de contenido y presupuesto.

En este sentido, señaló que las (OPVS) servirán de instrumentos de vertebración, de planificación y de autorregulación de la producción y además de contribuir a la concentración de la oferta, y la mejora de la comercialización, podrían ejercer un papel primordial en la auto-regulación del sector, inmovilizando producto y financiando sus costes, y dando salida a los excedentes que se generen en campañas o momentos complicados como el actual.

Finalmente, explicó que estas organizaciones podrían contribuir también a la utilización de prácticas de cultivo y técnicas de producción respetuosas con el medio ambiente, junto a la valorización de los subproductos de la vinificación y gestión de los residuos; con el fin de proteger la calidad del agua, el suelo y los entornos naturales de la región.