Los trabajadores de la planta Pascual de Lugo consiguen un amplio apoyo social en la protesta

  • Lugo, 16 may (EFE).- Unas mil personas según la Guardia Civil, el doble según la organización, desafiaron el temporal de lluvia que afectó hoy a la provincia de Lugo y se acercaron a Outeiro de Rei, para expresar su rechazo al Expediente de Regulación de Empleo (ERE) planteado por el grupo Pascual en su planta lucense.

Los trabajadores de la planta Pascual de Lugo consiguen un amplio apoyo social en la protesta

Los trabajadores de la planta Pascual de Lugo consiguen un amplio apoyo social en la protesta

Los trabajadores de la planta Pascual de Lugo consiguen un amplio apoyo social en la protesta

Los trabajadores de la planta Pascual de Lugo consiguen un amplio apoyo social en la protesta

Los ganaderos reparten leche gratis en las inmediaciones de la catedral de Santiago

Los ganaderos reparten leche gratis en las inmediaciones de la catedral de Santiago

Lugo, 16 may (EFE).- Unas mil personas según la Guardia Civil, el doble según la organización, desafiaron el temporal de lluvia que afectó hoy a la provincia de Lugo y se acercaron a Outeiro de Rei, para expresar su rechazo al Expediente de Regulación de Empleo (ERE) planteado por el grupo Pascual en su planta lucense.

Se trata de un ERE de extinción de contratos que dejará sin trabajo a los 155 empleados de la planta de Pascual en Outeiro de Rei, pero que también afectará, según fuentes del comité de Empresa, a unos 1.000 trabajos indirectos.

La concentración se produjo ante la sede de la casa de la cultura de Outeiro de Rei, y elevado número de asistentes dejó claro que la provincia de Lugo ha entendido que el problema de Pascual va más allá de los puestos a los que afectará directamente.

Hasta allí se acercaron varios alcaldes de la zona, incluido el mandatario de Outeiro de Rei, el ex conselleiro de Industria, Fernando Blanco, distintos cargos públicos de PSdeG y BNG, así como varios sindicalistas de la CIG, UGT y CC.OO., en tanto que del sindicalista agrario únicamente se hicieron visibles pancartas del Sindicato Labrego Galego.

Tres cruces con las siglas ERE en negro precedían a la pancarta en la que se decía "Non ó Ere" y en la que se denunciaba las "mentiras y pobreza" que traslada el grupo Pascual a Lugo.

En ese momento, la concentración se había convertido en manifestación que discurrió por la Nacional VI, -por lo que se produjeron retenciones de tráfico-, y finalizó ante la sede de la factoría, donde el presidente del comité dio lectura a manifiesto en el que se denunciaba como "injusto e injustificado" el Ere.

Es una consideración de la que participa el letrado contratado por los trabajadores, Alberte Xullo Rodríguez Feixóo, quien declaró a EFE que la documentación presentada por la empresa "no aporta ni un solo dato que pueda amparar la pretensión de un ERE tan drástico como el que se pretende".

Según Rodríguez Feixóo, la planta de Outeiro de Rei es "una de las más avanzadas de Europa" y, agregó que "nadie puede creer que sea cierto que dejarán la factoría a silvas o que la van a derribar con explosivo".