Más de 600 agricultores se manifiestan en Requena para protestar por la "grave crisis" del sector vinícola

VALENCIA, 08 (EUROPA PRESS)

Más de 600 agricultores participaron hoy en la manifestación convocada en Requena (Valencia) de forma conjunta por La Unió, AVA-Asaja y las Cooperativas Vitivinícolas de La Plana de Utiel-Requena en protesta por la "grave crisis" que sufre el sector, causada por los bajos precios que perciben los productores, y denunciar la "pasividad" del Gobierno ante la "parálisis total" del mercado vinícola, según informaron las organizaciones agrarias en sendos comunicados.

A partir de las 10 horas, los manifestantes se concentraron en el Monumento de la Vendimia para degustar un almuerzo con bollos y vinos de Utiel-Requena, y posteriormente, a las 11 horas, iniciaron una marcha que recorrió las principales calles de Requena hasta llegar al edificio Prop de la Generalitat, donde entregaron un manifiesto que también depositaron posteriormente en la Delegación de Hacienda y en el Ayuntamiento de Requena.

En concreto, los organizadores de la iniciativa solicitaron a las Administraciones públicas la implantación de "un seguro que palie la pérdida de renta y que, ante cualquier tipo de adversidad que el agricultor no pueda controlar, climatológica o de mercado, garantice una renta mínima que le permita reinvertir en su explotación para garantizar la continuidad de la actividad", así como la concesión de "créditos, con interés cero, a las cooperativas para adelantar dinero a sus socios a cuenta de las futuras liquidaciones".

Solicitaron también "la moratoria de dos años en la devolución de los préstamos concedidos en virtud de Modernización de Cooperativas, Planes de Mejora y Planes de Primera Instalación" y el establecimiento de "un módulo cero en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas".

La manifestación de hoy en Requena es la primera del calendario de actos de protesta establecido por las organizaciones agrarias y cooperativas en esa comarca que, por el momento, han convocado otras dos movilizaciones en Utiel, el día 22 de abril, y en Valencia, el 29 de abril.

Respecto a las motivaciones de estas medidas, señalaron que la campaña 2008-2009 de comercialización del vino en la comarca tuvo "bajos precios", lo que provocó que "las bodegas y cooperativas no vendan la producción para evitar caer en una venta a pérdida e incurrir en un deterioro del sector, circunstancia que conlleva a su vez que no se hayan realizado las correspondientes liquidaciones a los socios", lamentaron las mismas fuentes.

Asimismo, indicaron que "la descapitalización de los agricultores es elevada y en muchos casos, han debido pedir nuevos prestamos y aumentar su endeudamiento para poder vivir", mientras que esa falta de liquidez "supondrá que no se efectúen las labores adecuadas para la próxima campaña".

Desde las organizaciones agrarias indicaron que, además, "muchos de los productores de vino y cooperativas han accedido durante los últimos años a ayudas para mejorar su estructura productiva con la finalidad de ser empresas más competitivas", pero en la actualidad tienen "dificultades en la devolución de los préstamos, concedidos en virtud de este tipo de ayudas", por "la evolución de las últimas campañas, con resultados económicos ruinosos".

"DESTILACIÓN DE CRISIS"

Por su parte, el presidente de AVA-Asaja, Cristóbal Aguado, criticó la "pasividad y complacencia" que mantiene, a su juicio, el Gobierno central y reclamó así al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero que "apruebe con urgencia una destilación de crisis".

En este sentido, denunció que "las operaciones de compra-venta en el campo son casi inexistentes", con menos del 20 por ciento de la cosecha de la zona comercializada frente al 80 por ciento que se superaba el año pasado en estas fechas, y que "cuando se materializan, se cierran a precios que desde comienzos de temporada no han hecho sino caer y que ahora se calcula que se sitúan entre un 30 y un 40% por debajo de los costes de producción".

"Los viticultores están asfixiados por las deudas y si sacar a la familia adelante ya es complicado, más lo es mantener los campos por lo que se han visto obligados a recortar en gastos de poda o abonado o incluso a abandonar las tierras", explicó Aguado.

SITUACIÓN "AGRAVADA" POR EL GOBIERNO

Apuntó que la "crítica situación" del sector "está motivada" también "por los más de cinco meses que el Gobierno central tardó en decidirse a aprobar el decreto con el paquete de medidas que permite la nueva OCM del Vino", que se vio reflejado en una caída del 35 por ciento de las exportaciones valencianas de vino en enero, y fue "agravada" por la decisión de excluir a los productores de la línea de crédito de mil millones que el ICO articuló para las empresas agroalimentarias y su negativa a facilitar una moratoria en los préstamos que se concedieron por las históricas heladas de 2005.

Por el contrario, desde AVA valoraron la labor desarrollada por la Conselleria de Agricultura para "aliviar el alto endeudamiento de los agricultores en general y de los viticultores en particular" y avanzaron que el departamento de Maritina Hernández "ultima un acuerdo con el ICO, las cajas rurales y otras entidades bancarias para facilitar el aplazamiento de los pagos ya comprometidos y evitar así posibles embargos, tanto por los préstamos de las heladas como por otros".