Miguel Durán pide al sector agrario que no se desanime ya que es "imprescindible" en Europa

TOLEDO, 25 (EUROPA PRESS)

El candidato a las elecciones europeas de la coalición Ciudadanos-Libertas, Miguel Durán, se definió hoy como "euro-optimista", y no como "euro-escéptico, como muchos piensan", por eso lanzó un mensaje a los agricultores y ganaderos de Castilla-La Mancha, "que ahora sabemos que se ponen los guantes de boxeo en Europa con una mano atada a la espalda", pidiéndoles que no se desanimen "porque sois importantes e imprescindibles" en Europa.

Estas fueron las palabras de aliento que el candidato europeo dirigió hoy a agricultores y ganaderos de Castilla-La Mancha durante una rueda de prensa, en la que estuvo acompañado del presidente de la Asociación de Jóvenes Agricultores (ASAJA) de Castilla-La Mancha, Fernando Villena, y de su secretario general, José María Fresneda, y que fue posterior a una reunión en la que les trasladó sus pretensiones, objetivos e ideas.

En este sentido, lamentó que los grandes partidos políticos "sean muy marrulleros y nos impidan a veces el debate en los medios públicos", pero desde Ciudadanos-Libertas, una organización "con pocos medios económicos" y de reciente creación, "tenemos mucha ilusión", y "somos euro-optimistas", sentenció.

De este modo, Durán, quien se mostró a favor de la globalización, apostó a su vez por proteger "lo que tenemos más cerca", ya que, a su juicio, en Europa "debemos ser capaces de consumir lo que la Unión Europea produce" y, para ello, no descartó recurrir a los aranceles disuasorios existentes en Estados Unidos, porque "no tenemos por qué dejar entrar todo tipo de productos a Europa", señaló.

En esta línea, criticó el "brutal desfase" existente entre los precios de los productos agrarios en origen, respecto de la cantidad que paga el consumidor finalmente, porque "alguien se está llevando dinero a base de bien", alertó. Por esta razón, destacó la necesidad de que la Comisión Europea "tenga algo más de sensibilidad" para el sector, ya que "cuando les da por hacer una ley nos meten a todos la mano en el bolsillo", lamentó.

A su vez, criticó que se exijan "excesivos" requisitos legales de control a los agricultores europeos, pero que a la hora de que productos de terceros países se comercialicen en Europa o, concretamente, en España, "no haya tantas exigencias", porque eso da lugar, a su juicio, a la comercialización de carnes muy hormonizadas o de trasgénicos. Y si esto pasa, es porque "hacen la vista gorda", mientras que si a los agricultores europeos "les pillan" pagan sanciones muy elevadas.

DESEQUILIBRIOS Y ENFRENTAMIENTOS

Todos estos "desequilibrios", en su opinión "hay que afrontarlos desde Europa", por eso se comprometió a que las comunidades autónomas "sigan aspirando a que los fondos de cohesión social sigan llegando".

Mientras tanto, "el PP y el PSOE no hablan de Europa y sólo se tiran de los pelos para ver quien gana", lamentó el candidato europeo, que aseguró que la percepción que se tiene de estas elecciones es como "si fueran primarias"; y "mientras ellos ven quién va a ganar, España pierde", lamentó, ya que "las personas no saben que el 70 u 80 por ciento de los reglamentos que se deciden en el seno de la Unión Europea afecta directamente a su vida cotidiana", aseguró Durán.

En este sentido, el candidato de Ciudadanos-Libertas también pretende que la ciudadanía sepa qué hacen los 15.000 lobby que existen en Europa. Así, se mostró a favor de la libre competencia de los mercados, "pero en España todavía hay muchas reglas por desarrollar", expresó de otro lado.

Así, reclamó que España tenga un papel co-decisivo en Europa, y que ésta sea "más participativa y menos sectorial", ya que "debemos proteger lo que tenemos más cerca", apostilló Durán.

TRATADO DE LISBOA

De otro lado, el candidato a las elecciones europeas expresó su posicionamiento en contra del Tratado de Lisboa, lo que podría contradecirse con su euro-optimismo. Sin embargo, explicó que "mientras el PP y el PSOE no hablan del Tratado de Lisboa, nosotros tratamos de explicar que es un bodrio porque se trata de una legislación europea inútil para los ciudadanos".

"Estoy en contra del Tratado de Lisboa, no en contra de Europa", aclaró Durán argumentando que "yo no quiero una Constitución que sólo pueda ser interpretada por superespecialistas de la Unión Europea, sino útil y legible para todos los ciudadanos, y que éstos puedan encontrar cuáles son sus derechos". "Quiero una Europa constituyente, con un debate previo para que los ciudadanos sepan por dónde van los tiros", sentenció Durán.