Sindicatos y cooperativas atribuyen el ERE de Pascual al intento de la distribución de monopolizar el sector

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 6 (EUROPA PRESS)

Las organizaciones agrarias Unións Agrarias, Xóvenes Agricultores y Sindicato Labrego Galego y la Asociación Galega de Cooperativas Agrarias (Agaca) trasladaron hoy su solidaridad a los trabajadores de la planta de Pascual en Outeiro de Rei y atribuyeron el expediente de regulación de empleo (ERE) anunciado por la empresa a las "intenciones de la distribución multinacional" de "monopolizar" el sector lácteo.

En un comunicado, los tres sindicatos y Agaca señalaron que la medida es "una consecuencia clara" de ese objetivo de las cadenas de distribución y la "connivencia" de los gobiernos "que refrendan las actuales políticas agrarias".

Su finalidad última es, en opinión de estas organizaciones, fijar un modelo comercializador "excluyente de los productores", a los que "obliga a vender su producción por la mitad de su coste bajo estrategias como el envasado en marcas blancas propiedad de esas mismas multinacionales".

Pese a lamentar que los 155 trabajadores de Pascual en Outeiro de Rei se vean en esa situación, sindicatos y cooperativas advirtieron de que "no van a ser las únicos", al señalar que cerca de 100.000 empleos están vinculados directa o indirectamente con la producción ganadera.

Asimismo afirmaron que las 13.000 explotaciones lácteas existentes en la comunidad gallega tienen "muy comprometido" su futuro "si en un plazo inmediato no se adopta por parte de las administraciones un plan de choque que lo haga viable". Esa iniciativa debe garantizar lo mismo para industrias "como Pascual y otras del sector".

Por ello, Unións Agrarias, Xóvenes Agricultores, Sindicato Labrego Galego y Agaca pidieron a los ciudadanos gallegos que se sumen a las concentraciones que se celebrarán este viernes en las comarcas productoras de leche de la comunidad para "defender a la ganadería gallega ante este ataque sin precedentes que pone en peligro la viabilidad económica del 50% de los ayuntamientos que viven directamente del sector lácteo".

También advirtieron de que la actual situación aboca al 80% del territorio de la comunidad "a convertirse en un desierto económico y demográfico, con el coste social y medioambiental" consiguiente.