Unió de Pagesos pide un debate sobre la crisis agraria en el Parlament

LLEIDA, 13 (EUROPA PRESS)

El sindicato Unió de Pagesos (UP) anunció hoy que pedirá a los partidos políticos que impulsen en el Parlament de Catalunya un debate sobre la crisis que sufre el sector agrario y las medidas que hace falta emprender para afrontarla.

El coordinador en Lleida de la mayor organización de agricultores y ganaderos de Catalunya, Josep Cabré, avanzó en rueda de prensa en Lleida que el sindicato hará llegar a los ayuntamientos, consejos comarcales y diputaciones una propuesta de moción para que impulsen este debate.

El sindicato propuso a los grupos políticos catalanes la celebración de un debate monográfico al Parlament de Catalunya que recoja cinco ejes básicos: mejora de las condiciones de vida, trabajo y renta del sector agrario; precios justos y reglas de mercado equitativas; la presión injusta e ilegal que, según Unió de Pagesos, sufre la actividad agraria; la excesiva burocracia en la Conselleria de Agricultura, y la salida digna para los agricultores y ganaderos que tienen dificultades para continuar.

A los ayuntamientos, consejos comarcales y diputaciones, UP les recordará que el sector agropecuario catalán arrastra un conjunto de déficits estructurales que lo mantienen en general entre los sectores más débiles de la economía catalana. El sindicato argumentará que muchas explotaciones agrarias son de dimensión económica reducida, el envejecimiento de la mano de obra con un bajo relevo generacional y la poca capacidad para lograr valor añadido en sus producciones.

Según el sindicato, en los últimos años la viabilidad de muchas explotaciones agrarias catalanas está al límite, como consecuencia de unos precios percibidos por los productores que en algunos casos van a la baja, del notable encarecimiento de los costes de producción y de una contínua disminución del apoyo directo a las rentas de la política agraria común.

UP sostiene que estos datos se reflejan en la evolución negativa en Catalunya de la ocupación agraria, de la afiliación a la Seguridad Social, de la mano de obra familiar y del número de explotaciones agrarias, así como en el PIB negativo durante ocho trimestres consecutivos.

También apunta la organización agraria que las explotaciones agrarias catalanas también se han visto inmersas en las dificultades derivadas del acceso a la financiación y de la comercialización de las producciones a consecuencia de la crisis económica y financiera.