Amigos de la Tierra celebra la prohibición de cultivar maíz transgénico en Alemania y pide a España que siga esta senda

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

La asociación Amigos de la Tierra celebró hoy el anunció de la ministra alemana de agricultura, Ilse Aigner, de prohibir el cultivo de maíz modificado genéticamente (MON810) en Alemania y pidió al Gobierno español que haga lo mismo en este país porque "no puede seguir ignorando la oposición social y el contexto europeo".

Con la decisión, Alemania se convierte en el octavo país de la Unión Europea con prohibiciones al cultivo de maíz transgénico. Según la ministra Aigner hay razones legítimas para asumir que el MON810 supone un riesgo para el medio ambiente y anunció hoy que Alemania activará un artículo de una directiva que permitirá a los Estados Miembro plantear medidas contra cultivos transgénicos aprobados por la UE.

Así, Alemania se suma a Francia, Austria, Grecia, Luxemburgo y Hungría, que también han aplicado el artículo de la directiva 2001/18, y a Italia y Polonia, que mantienen sendas moratorias sobre el cultivo de transgénicos.

Para Amigos de la Tierra, esta prohibición supone "un claro éxito para la sociedad civil" donde la organización realiza desde hace años campañas contra el uso de transgénicos en la agricultura y en la alimentación.

"Mientras el resto de países de la UE prohíben el cultivo de transgénicos por sus probados impactos ambientales y sus incertidumbres, el Gobierno ha permitido que en España los transgénicos estén fuera de control, favoreciendo los intereses de unas pocas multinacionales", denunció el responsable de Agricultura y Alimentación, David Sánchez.

Asimismo, la ONG recuerda en un comunicado que en 2008 se cultivaron en España cerca de 80.000 hectáreas de maíz modificado genéticamente mientras que desde hace años, ecologistas agricultores y consumidores han denunciado que su cultivo en nuestro país se realiza en unas condiciones de "absoluta falta de transparencia y control, con múltiples casos de contaminación de cosechas y alimentos".

En ese sentido, Sánchez aseguró que el gobierno español "no puede seguir ignorando la oposición social y el contexto europeo". "Por nuestro medio ambiente, nuestra seguridad alimentaria e incluso por la imagen de nuestros productos agrícolas en el exterior, tiene que prohibir, de una vez, el cultivo de transgénicos en España" añadió.

Esta semana, organizaciones sociales están realizando acciones de protesta en todo el país para denunciar la situación y el próximo sábado 18 de abril está convocada una manifestación en Zaragoza bajo el lema 'Por una Alimentación y una Agricultura Libres de Transgénicos' con el objetivo de que el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero siga el ejemplo de Alemania.