Brasil estudia medidas para reducir la dependencia del trigo de Argentina

  • Río de Janeiro, 18 feb (EFE).- El Gobierno de Brasil estudia cobrar menos impuestos a los productores locales de trigo, como parte de un plan para reducir la dependencia del cereal de Argentina, principal proveedor del país, informaron hoy fuentes oficiales.

Brasil estudia medidas para reducir la dependencia del trigo de Argentina

Brasil estudia medidas para reducir la dependencia del trigo de Argentina

Río de Janeiro, 18 feb (EFE).- El Gobierno de Brasil estudia cobrar menos impuestos a los productores locales de trigo, como parte de un plan para reducir la dependencia del cereal de Argentina, principal proveedor del país, informaron hoy fuentes oficiales.

Según la estatal Agencia Brasil de noticias, el ministerio de Hacienda estudia la propuesta de "acabar con el cobro" de dos impuestos clave, el Programa de Integración Social (PIS) y el Cofins (Contribución para el financiamiento de la seguridad social).

El anuncio lo hizo el ministro de Industria y Comercio Exterior, Miguel Jorge, tras un encuentro con representantes de la Asociación Brasileña de Trigo (Abitrigo), en Brasilia.

"Ellos en Abitrigo pidieron que sea extendida este año la exención de cobro del PIS/Cofins, o hasta la retirada de una vez de este impuesto. Hacienda está trabajando con eso y debe ser discutido en la Cámara de Comercio Exterior (Camex)", explicó Jorge.

También dijo que es posible que Brasil elimine una tasa del 10% a la importación de trigo proveniente de Estados Unidos o de Canadá, para compensar el impacto de la fuerte reducción de la cosecha en Argentina, el principal proveedor de Brasil.

"Estamos preparando (la propuesta de reducción de la tasa de importación) para que podamos presentarla a la Camex en marzo", agregó el ministro, citado por la Agencia Brasil.

Brasil estima que la cosecha argentina de trigo caerá este año hasta menos de nueve millones de toneladas, contra los 16 millones de toneladas en 2008, por lo que será necesario buscar nuevos proveedores.

El trigo comprado en el Mercosur (Mercado Común del Sur) tiene tarifa cero de importación, contra el 10% de Arancel Externo Común que rige para el cereal de otros países.

La Agencia Brasil destacó que la primera solución presentada por el Gobierno sería la importación de trigo de Rusia, que es más barato.

Además, esa compra podría ser usada "como moneda de cambio" de Brasil en sus esfuerzos por lograr una mayor apertura del mercado ruso para sus carnes bovinas y porcinas.

Por su parte, el ministerio de Agricultura discutió hoy con productores de estados del sur del país varios mecanismos para estimular la producción local.

El plan incluye costear la cosecha de invierno, que comenzará a ser plantada entre abril y mayo y que requiere inversiones por 2.500 millones de reales (unos 1.063 millones de dólares).

También piden ayuda para garantizar la comercialización después de la cosecha, a partir de agosto, lo que incluye garantías de precios mínimos para el mercado final.

El precio mínimo actual por tonelada es de 480 reales (unos 210 dólares) y los productores de los estados de Paraná y Río Grande do Sul piden que sea elevado a 600 reales (255 dólares) y que se mantenga en el 10% el arancel para fuera del Mercosur.

Brasil consume por año 10,2 millones de toneladas del grano, con una cosecha prevista en seis millones de toneladas para 2009, un considerable incremento respecto a los cuatro millones del año pasado y a los dos millones de 2007, según los datos oficiales.

El país también acumula inventarios por tres millones de toneladas y debe importar este año otros tres millones.