Ninguna industria destinó leche a la intervención pública aunque en Galicia se envían a polvo 500.000 litros diarios

Las empresas aseguran que el uso de la leche en polvo "depende de la estrategia comercial de cada industria"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 8 (EUROPA PRESS)

Ninguna industria láctea ha ofertado leche en polvo para su venta a la intervención pública --las administraciones comunitarias adquieren parte de ese producto para dar salida a los excedentes-- desde la apertura del plazo el pasado 1 de marzo hasta la actualidad. No obstante, unos 1.700 ganaderos gallegos están destinando a este fin cerca de 500.000 litros diarios de materia prima, al carecer desde el primer día de este mes del comprador al que venían abasteciendo hasta esa fecha.

Así lo confirmó a Europa Press la Consellería de Medio Rural, que informó de que, por el contrario, ya se ha agotado el cupo de 30.000 toneladas para la venta de mantequilla a la intervención pública. En concreto, el 58 por ciento del volumen adquirido por el Estado español --2.206 toneladas-- correspondió a la producción de la comunidad gallega, de donde procedían 1.286 toneladas.

Por su parte, el gerente de la Asociación de Empresas Lácteas de Galicia, Pedro Ramos, defendió a Europa Press que las industrias lecheras "están funcionando a tope haciendo polvo", aunque reconoció que el destino final de ese producto "depende de la estrategia comercial de cada industria".

Así precisó que las empresas lecheras podrán mandar esa leche en polvo a la intervención público o "desviarla a un mercado más rentable", dado que, como recordó, los precios establecidos por la Comisión Europea son "muy bajos".

"TOMADURA DE PELO"

Organizaciones agrarias y cooperativas lácteas coincidieron al señalar que las empresas "están tomando el pelo" a los productores al pagar a precio de leche en polvo --16 céntimos-- el litro de materia prima, que actualmente se paga a una media de 26 céntimos en la comunidad gallega.

El gerente de la Asociación Galega de Cooperativas Agrarias (Agaca), Higinio Mougán, reconoció a Europa Press que los datos confirmados por Medio Rural se sitúan en la línea de las denuncias realizadas ayer por esta organización y los tres sindicatos agrarios --Unións Agrarias-UPA, Xóvenes Agricultores-Asaja y Sindicato Labrego Galego-- sobre la supuesta utilización de esa leche en polvo para volver a envasarla y comercializarla bajo una marca blanca de la distribución o a más bajo precio.

"Algunas empresas quieren aprovechar una ayuda límite que se da al recoger la leche para su destrucción", aseveró, en referencia al bajo precio que percibe el ganadero si vende su leche para su transformación el polvo. "El sector no hace más que autodestruirse ante la pasividad de las instituciones, que protegen un liberalismo absurdo", lamentó.

MATERIA PRIMA BARATA

Por su parte, el secretario general técnico de Xóvenes Agricultores, Juan Pérez Sánchez-Orozco, consideró a Europa Press que la falta de oferta de leche en polvo para intervención pública "significa que hay industrias que están tomando el pelo al sector". Así señaló que le pagan a precio de polvo una leche que después "introducen en el mercado como leche líquida a bajo precio".

A su vez, la secretaria xeral del Sindicato Labrego Galego, Carme Freire, manifestó que "no se puede permitir" a industrias y distribución que "estén jugando" con la leche que venden los ganaderos gallegos a 16 céntimos el litro.

"Las cooperativas que mandamos la leche en polvo a precio de intervención a las industrias tendríamos que pensar que alguien se quiere aprovechar de la marea revuelta", aseguró a Europa Press el secretario de ganadería de Unión de Pequeños Agricultores (UPA), Román Santalla.

No obstante, Santalla puntualizó que su organización agraria "trabaja" junto al Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino (MARM) a fin de lograr que las industrias lecheras destinen esa leche a la intervención pública, y ya ha mantenido diversos contactos con las propias empresas con esta finalidad.

El representante de UPA recordó que en toda España se están destinando cerca de un millón de litros de leche a su transformación en polvo, por lo que defendió que "no es asumible" que no exista oferta para la intervención pública. "Hay industrias que nos pidieron un 5 por ciento de esa leche para envasarla pero no puede ser que muchos hagan el agosto metiéndola en un brick".