Una plataforma pide un centro de análisis que garantice que los consumidores canarios 'comen' productos no transgénicos

El archipiélago, que fue declarado en 2008 'Zona Libre de Transgénicos', carece de una campaña de divulgación sobre su repercusión en las islas

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 17 (EUROPA PRESS)

La Plataforma Canarias Libre de Transgénicos, formada en 2007 por diversas organizaciones agrarias y ecologistas, ha exigido al Gobierno autónomo en el transcurso de una rueda de prensa la puesta en marcha de un centro de referencia para el análisis de los productos sin etiquetar, de tal manera que cualquier organización o ciudadano pueda comprobar la calidad del producto que come y sus condiciones naturales, ecológicas, y si es o no un producto genéticamente modificado (OGM).

El representante de Ben Magec, Juan Díaz, recordó durante la rueda informativa que el 25 de marzo de 2008 el archipiélago fue declarado Zona Libre de Transgénicos por parte del Gobierno regional. No obstante, con el objeto de que esta decisión permita la consecución del fin perseguido, la Plataforma pide que el Ejecutivo también inicie una campaña de divulgación que permita dar a conocer a los consumidores la repercusión de esta declaración, "permitiendo aportar un valor añadido a los productos producidos en Canarias".

Asimismo, se solicita una tercera medida encaminada a potenciar el consumo de productos locales, preferentemente, que sean de origen ecológico, "garantizando así que los productos de la tierra tienen una alta calidad y puedan competir con los productos que vienen del exterior"; que se "dé un empujón" al rechazo de productos transgénicos a través del Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria (ICCA); y que los ayuntamientos que no han declarados sus territorios libres de transgénicos lo hagan.

Según el representante de Ben Magec, "la posibilidad de que en Canarias haya productos transgénicos es fácil porque a las islas llega maíz transgénico por toneladas que, en principio, va destinado a la alimentación del ganado; sin embargo, una parte de ese maíz termina acabando en el estiércol que, a su vez, contamina los cultivos".

REIVINDICACIÓN EN ZARAGOZA

Desde hace diez años, el Estado español es el único miembro de la Unión Europea que cultiva transgénicos a gran escala, frente a otros países que lo han prohibido. Por ello, la provincia de Zaragoza acogerá mañana a colectivos de todos los puntos de España para exigir que el país sea declarado Zona Libre de Transgénicos.

A este respecto, el representante de la Red Canaria de Semillas, Pablo Vázquez, recalcó que el hecho de que la provincia aragonesa acoja esta manifestación "se debe a que es la región donde más transgénicos se cultivan, con mayor retroceso del cultivo ecológico, y con más de 30.000 hectáreas de maíz modificado genéticamente que contaminan sus campos y sus alimentos, poniendo en peligro los modelos de agricultura sostenible".

Por último, Vázquez hizo hincapié en que la normativa europea exige que si un producto está modificado genéticamente en más de un 0,9 por ciento debe estar indicado en el envase, "algo que no se hace en la mayor parte de los casos". "Sin embargo, lo que sí ocurre es que los productos que están libres de transgénicos, que no están obligados a decirlo, sí lo publicitan en sus envases, lo que es una paradoja", concluyó.