Chávez salvará las empresas del aluminio, pero exige "compromiso" a los empleados

  • Caracas, 6 mar (EFE).- El presidente venezolano, Hugo Chávez, afirmó hoy que no permitirá la quiebra de las empresas del aluminio, muy afectadas por la caída internacional de los precios y anunció que las unificará en una nueva Corporación que delineará programas estratégicos del sector.

Chávez salvará las empresas del aluminio, pero exige "compromiso" a los empleados

Chávez salvará las empresas del aluminio, pero exige "compromiso" a los empleados

Caracas, 6 mar (EFE).- El presidente venezolano, Hugo Chávez, afirmó hoy que no permitirá la quiebra de las empresas del aluminio, muy afectadas por la caída internacional de los precios y anunció que las unificará en una nueva Corporación que delineará programas estratégicos del sector.

Chávez advirtió a los sindicatos del sector de que "no tolerará sabotajes", como calificó las recientes amenazas de huelga en reclamo de mejoras salariales por parte de a unos 12.000 trabajadores de las cinco empresas del aluminio.

"Si no me aprueban, estos, esto y aquello, entonces paramos la fábrica. Eso es sabotaje (...) no lo vamos a tolerar", declaró el mandatario durante el acto de puesta en marcha de la construcción de una nueva siderúrgica en el sur del país.

También exigió a los dirigentes obreros y los gerentes de esas plantas dejar atrás los "vicios" capitalistas y comprometerse con el naciente Estado socialista.

"Los problemas se han agravado por el desplome de los precios internacionales del aluminio. Entonces, yo asumo, no voy a dejar que se hundan las empresas del aluminio, pero yo les pido a todos: cada uno tiene que hacer sus aportes", dijo el mandatario en un acto oficial.

Los gerentes de las empresas del aluminio "no pueden tener sueldos multimillonarios (...) trabajadores que quieren ser ricos (...). Si tienen que andar 'pata en el suelo' hay que andar 'pata en el suelo' en bicicleta. ¡Exijo compromiso!", expresó, enérgico, Chávez.

El mandatario, promotor del llamado "socialismo del siglo XXI", condenó que los contratos colectivos de las industrias básicas contemplen cláusulas sobre el "subsidio" por la compra de los autos de los trabajadores o la obligatoriedad de que la empresa corra con los gastos de la educación privada de los hijos de los empleados.

Agregó que revisa "número a número" los "costos de producción, la eficiencia (y los) gastos" de personal, porque no está dispuesto a darles recursos a las empresas del aluminio para que se gasten en otra cuestión que no sea la modernización y operatividad de las mismas.

En ese sentido, anunció que estudia unos "planes" para el rescate del sector que le presentó el ministro de Industrias Básicas, Rodolfo Sanz, y que pondrá en marcha "en ocho o 10 días" como "una primera respuesta" de "corto plazo" a la crisis.

"Y una de las medidas que vamos a tomar en el orden estratégico es crear la Corporación Venezolana del Aluminio, vamos a unificar" en ella a las empresas Bauxiven, Interalúmina, Carbonorca, Alcasa y Venalum, adelantó.

El sector del aluminio venezolano incluye la extracción de bauxita (Bauxiven) la transformación en alúmina (Interalúmina), la producción de ánodos (Carbonorca) y del aluminio primario para su laminación en frío y caliente (Alcasa y Venalum).

Según datos oficiales, la capacidad nominal instalada de producción de aluminio primario en Venezuela se sitúa en torno a las 650.000 toneladas anuales.

El ministro Sanz explicó el pasado 26 de febrero que la crisis del sector se debe principalmente a que la tonelada de aluminio en el mercado internacional se cotiza entre los 1.200 y los 1.500 dólares, mientras que su costo de producción en Venezuela está ligeramente por encima de los 3.500 dólares.

"Vamos a proponer un plan en el que todos tendremos que hacer algún sacrificio: Estado, empresarios proveedores y trabajadores", dijo entonces Sanz a la prensa, luego de presentar en la Asamblea Nacional la memoria y cuenta de su despacho correspondiente a 2008.