Industriales argentinos rechazan los pedidos de brasileños de restringir el comercio

  • Buenos Aires, 11 feb (EFE).- Empresarios argentinos rechazaron hoy la propuesta de la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (FIESP), de Brasil, de imponer restricciones a algunos productos importados desde Argentina.

Industriales argentinos rechazan los pedidos de brasileños de restringir el comercio

Industriales argentinos rechazan los pedidos de brasileños de restringir el comercio

Buenos Aires, 11 feb (EFE).- Empresarios argentinos rechazaron hoy la propuesta de la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (FIESP), de Brasil, de imponer restricciones a algunos productos importados desde Argentina.

"Lamentamos la posición de nuestros amigos de la FIESP y su falta de información sobre las acciones del Gobierno argentino en materia industrial y cómo es tomada en cuenta la industria brasileña en las ramas más importantes en materia industrial", dijo el secretario de la Confederación General Empresaria de la República Argentina (CGERA), Raúl Zylbersztein.

El dirigente, quien también es titular de la Cámara de Manufacturas del Cuero y Afines de Argentina, indicó a través de un comunicado que le plantea a la poderosa patronal paulista una reunión para poder proponer a ambos gobiernos "un comercio administrado, donde nadie se sienta perjudicado".

El presidente de la FIESP, Paulo Skaf, pidió este martes al Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva que adopte "represalias" contra Argentina, tras la decisión de la Aduana de este país de exigir licencias de importación para 800 productos.

Según Skaf, las restricciones a las importaciones argentinas deberían ser en los sectores de línea blanca y línea marrón, además de productos siderúrgicos, textiles, vidrios y calzados.

El secretario de la Cámara de la Industria del Calzado de Argentina, Horacio Moschetto, alegó que las medidas adoptadas por Buenos Aires buscan "evitar la competencia desleal, la evasión fiscal y la sub-facturación de los productos que ingresan a valores bajos, herramienta que lejos de perjudicar a los exportadores brasileños beneficia a las empresas que compiten lealmente".

"Que Argentina y Brasil formen parte del Mercosur (bloque también integrado por Paraguay y Uruguay) no habilita a ninguno de sus miembros a no atacar la competencia desleal, ya que ésta nos afecta a todos, y puede darse tanto intra como extra-zona", aseguró Moschetto.

Por su parte, el presidente de la Cámara Argentina de Indumentaria de Bebés y Niños, Hugo Benyakar, dijo que es hora que los socios del Mercosur "se pongan de acuerdo y se sienten a trabajar en conjunto en pos de consolidar las políticas que fortalezcan el comercio de la región para reactivar la industria".

Portavoces de la embajada argentina en Brasilia confirmaron hoy a Efe que el canciller argentino, Jorge Taiana, los ministros de Economía, Carlos Fernández, y de Producción, Débora Giorgi, viajarán a Brasil el martes próximo para discutir diversos asuntos comerciales y repasar la situación del Mercosur.

Hace dos semanas el Gobierno brasileño anunció que exigiría una licencia previa para la importación del 60 por ciento de productos adquiridos en el exterior, pero dio marcha atrás presionado por las críticas de países vecinos y empresarios nacionales.

La norma, que apenas estuvo tres días en vigor, fue revocada para "cesar los ruidos y malentendidos" originados en el exterior, explicó entonces el ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega.

Las protestas llegaron especialmente de socios estratégicos de Brasil, como Argentina y Uruguay.

Las exportaciones argentinas a Brasil registraron en enero pasado una caída interanual del 46,1 por ciento, mientras las compras a ese país se derrumbaron un 50,8 por ciento, según un informe privado.

El año pasado Argentina acumuló un déficit comercial con Brasil de 4.344 millones de dólares, con un crecimiento interanual del 8,4 por ciento respecto al saldo acumulado en el 2007.