Menos exportaciones y menos remesas, las dos caras más vistas de la crisis

  • Bogotá, 6 abr (EFE).- Menos exportaciones y menos remesas. Así se siente principalmente la crisis económica mundial en la mayoría de los países latinoamericanos y caribeños, una región que por primera vez en seis años va a dejar de crecer.

Menos exportaciones y menos remesas, las dos caras más vistas de la crisis

Menos exportaciones y menos remesas, las dos caras más vistas de la crisis

Bogotá, 6 abr (EFE).- Menos exportaciones y menos remesas. Así se siente principalmente la crisis económica mundial en la mayoría de los países latinoamericanos y caribeños, una región que por primera vez en seis años va a dejar de crecer.

Aunque el PIB de países como Panamá, Perú, Cuba, Bolivia, Chile y Ecuador crecerá o se mantendrá igual que en 2008, la economía regional en su conjunto decrecerá este año un 0,3 por ciento y por consiguiente aumentarán la pobreza y el desempleo, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

El año 2009 va a ser también el primero en una década en el que disminuirán las remesas de dinero enviadas a sus países por parte de los emigrados, que son el principal sustento de millones de personas en la región, además de una fuente importantísima de divisas para muchas naciones.

Hay países latinoamericanos donde ese flujo de dinero supone más del 10 por ciento del PIB.

De acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la tendencia se invirtió en el cuarto trimestre, pero 2008 fue todavía un año de crecimiento en las remesas, con unos 69.200 millones de dólares enviados, lo que significa un exiguo aumento del 0,9 por ciento en relación a 2007.

El Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin) del BID asegura que en el 2009 la cifra de crecimiento será negativa.

El Salvador, uno de las naciones que más depende de ese dinero llegado sobre todo de Estados Unidos y Europa, vio cómo las remesas menguaron un 7,8 por ciento en febrero pasado en relación al mismo mes de 2008, según el Banco Central de Reserva de ese país.

Algo similar ocurrió en Bolivia, donde el valor de las remesas descendió un 5 por ciento en el último trimestre de 2008, después de tres años de constante aumento.

Otro informe, este de la Asociación Latinoamericana de Integración, organismo formado por doce países latinoamericanos (Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Cuba, Chile, Ecuador, México, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela), a los que este mes se sumará Panamá, muestra otra de las caras de la crisis en América Latina.

El comercio de los países miembros de la ALADI experimentó una fuerte caída en el segundo semestre del 2008, después de haber logrado en julio unas exportaciones por el máximo histórico de 84.300 millones de dólares, señala un reporte del organismo con sede en Montevideo.

A partir de agosto cambió la tendencia, de la mano de la caída de los precios internacionales, y se registraron cinco descensos consecutivos mensuales en el valor exportado, lo que llevó las ventas externas a 51.200 millones de dólares al mes.

Las importaciones presentan una evolución similar. También en julio alcanzaron un máximo histórico (72.500 millones de dólares), tras lo cual su valor se estabilizó en los tres meses siguientes, para derrumbarse en noviembre y diciembre.

Los datos correspondientes a enero de 2009 que maneja la ALADI confirman las tendencias antes mencionadas. El valor de las exportaciones del primer mes del año fue un 32,1% inferior al de las de enero del 2008.

Las importaciones registraron una caída del 22,1% respecto al igual mes del año anterior.

El Gobierno brasileño calcula que las exportaciones del país pueden caer este año un 20%, hasta unos 160.000 millones de dólares, como consecuencia del impacto de la crisis global. Desde 1999, cuando se redujeron un 6,1 por ciento, han ido creciendo año a año.

El volumen del comercio exterior de México, suma de las exportaciones y las importaciones, descendió un 31,3% en el primer bimestre del año en relación a igual periodo del año anterior, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

En Colombia, las exportaciones disminuyeron un 13,2 por ciento en enero con relación a las del mismo mes del año pasado, y en Uruguay se redujeron un 14,2 por ciento en el primer trimestre, según fuentes oficiales en los dos casos.

De acuerdo con un informe divulgado por la CEPAL la semana pasada, la desaceleración del comercio internacional y la caída de los precios de los bienes primarios van a hacer que los términos de intercambio para la región en su conjunto disminuyan un 15 por ciento este año.

La disminución de las exportaciones afectará principalmente a economías abiertas, como las de los países centroamericanos y México, según ese organismo del sistema de Naciones Unidas.

Los organismos internacionales afirman que la región está mejor preparada esta vez para afrontar el descalabro financiero y económico, pero también destacan que no ha habido una crisis como la actual, por su naturaleza, su envergadura y la imposibilidad de predecir el desenlace.

Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL, señaló la semana pasada en Bogotá que, por el momento, las economías de la región han mostrado solidez para hacer frente a los impactos de la crisis financiera, debido a que aprovecharon la bonanza de años anteriores para acumular reservas, disminuir su endeudamiento y renegociarlo en mejores condiciones.

"Pero si el escenario actual se prolonga o profundiza, lo que no puede descartarse, el año próximo algunos países tendrían dificultades", advirtió.

En la situación actual, la CEPAL aconseja a los Gobiernos que impulsen políticas contracíclicas, pero sobre todo "adoptar una perspectiva global de salida de la crisis".