(Amp) Fernández Ordóñez dice que en 2003 se recomendó a CCM y a otras cajas reducir riesgos inmobiliarios

MADRID, 2 (EUROPA PRESS)

El gobernador del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordóñez, subrayó hoy durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados que en 2003 la institución recomendó a Caja Castilla La Mancha (CCM) y también a otras entidades que reflexionaran sobre la financiación a la actividad promotora por su elevado riesgo.

Ordóñez concretó que en ese año el escrito de recomendaciones posterior a una inspección aconsejaba a los administradores de CCM, así como a los de otras entidades, que reflexionasen sobre el volumen dedicado a financiar la actividad promotora por "el elevado riesgo que comportaba".

Asimismo, explicó que estas preocupaciones se tuvieron en cuenta en el seguimiento continuado de la entidad, y que se volvieron a reiterar en el escrito de requerimientos posterior a la primera inspección de 2008.

En este escrito se constataba que existía "un importante volumen de riesgos en el que se observaba algún tipo de deterioro y debilidad y un empeoramiento de la calidad de la inversión crediticia" como consecuencia de la crisis financiera global y su impacto en el sector inmobiliario.

Asimismo, Fernández Ordóñez explicó que el escrito también demandaba que el consejo de administración revisase las políticas y decisiones en materia de riesgos y que se pusieran en marcha "con urgencia" las medidas necesarias de riesgo para afrontar la morosidad, así como un aumento en los saneamientos.

El gobernador del Banco de España subrayó que todas estas recomendaciones y requerimientos reflejaban la preocupación de la supervisión respecto a las políticas de expansión crediticia y de gestión de riesgos.

Por ello, explicó el gobernador, en julio de 2008 se exigió a la entidad la realización de un informe sobre los planes de negocio futuros y una valoración estratégica de su situación en ese momento.

Este informe, junto a las conclusiones de la inspección realizada en la primera mitad de 2008, ponían de relieve la necesidad de que la entidad encontrase una solución que asegurase su viabilidad futura, preferentemente integrándose con otra caja de ahorros, según explicó el gobernador.

Este mensaje fue enviado "oficialmente" a los responsables de la caja a principios de octubre de 2008, que comenzaron a buscar una entidad interesada en acometer una concentración con CCM, pero el fracaso de estas negociaciones llevó al Banco de España a intervenir la entidad.

Asimismo, el gobernador recordó que en el último año la entidad ha sido objeto de dos inspecciones y que en estos momentos se encuentra en su recta final la segunda revisión, basada en datos del ejercicio de 2008.

"INADECUADA GESTIÓN DE RIESGOS".

El gobernador también señaló que CCM tiene que afrontar "serios problemas" por una "inadecuada" gestión de riesgos, y que la responsabilidad recae sobre los anteriores administradores de la entidad.

Fernández Ordóñez explicó que CCM tuvo una expansión del negocio del sector inmobiliario que se financió en buena parte a través de recursos de los mercados de renta fija internacionales, generando importantes desequilibrios.

Según explicó, la experiencia histórica muestra que este tipo de expansión crediticia es "muy peligrosa" si no va acompañada de las correspondientes medidas de control de riesgo, porque puede llevar aparejada una relajación en los estándares crediticios.

No obstante, insistió en que CCM no tiene ningún agujero patrimonial y que a 31 de diciembre de 2008 contaba con un patrimonio neto contable positivo, ya que los activos netos son superiores a sus deudas, y añadió que tras registrar los ajustes, la entidad registrará pérdidas pero menores de las esperadas.

CCM ERA VULNERABLE.

El gobernador de la institución también señaló que CCM era considerada una entidad con "seguimiento especial", lo que justifica la constante evolución que se hacía de sus riesgos, solvencia, rentabilidad y liquidez, y porque se estimaba que era especialmente "vulnerable" ante una negativa evolución del ciclo económico y , en especial, del mercado inmobiliario.

Respecto a la intervención, Fernández Ordóñez señaló que la delicada situación de la caja requería la activación "inmediata" por parte del Banco de España de la medida cautelar prevista en la normativa de sustitución del consejo y nombramiento de nuevos administradores.

Ordóñez recordó que para acelerar el proceso y evitar su extensión a otras partes del sistema, el Banco de España imprimió la máxima velocidad a sus decisiones con pleno respeto a la Ley de disciplina de intervención de las entidades de crédito.

Asimismo, recordó que desde el inicio de la crisis ningún país ha permitido el derrumbe de una entidad, por lo que el Estado español ha actuado en sintonía con los criterios de los países desarrollados, y que CCM hará frente a todos sus compromisos con los depositantes y demás proveedores.

Ordóñez insistió en que la caja es solvente, pero no cumple los mínimos exigidos de recursos propios regulatorios, ya que Basilea II exige un coeficiente mínimo de recursos propios sobre activos ponderados de riesgo del 8%.

En este sentido, señaló que parte del incumplimiento del coeficiente de recursos propios se justifica por las crecientes dotaciones por el deterioro de la inversión crediticia y por las elevadas perdidas de sus empresas participadas, que han impactado en la cuenta de resultados.

Por último, recordó que los antiguos administradores debían formular las cuentas del ejercicio de 2008 en el consejo de administración del martes de 31 de marzo, pero que la actuación del Banco de España ha llevado a posponer esta formulación hasta que los nuevos administradores reciban los informes necesarios.