Banco de España: "No hay margen para lanzar nuevas medidas de estímulo"

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

El director general del Servicio de Estudios del Banco de España, José Luis Malo de Molina, afirma que el país no cuenta con margen para lanzar nuevas medidas de estímulo económico y advierte además de que éstas tendrían un escaso efecto sobre la economía.

En una entrevista concedida al diario 'The Wall Street Journal', Malo de Molina señala que el margen para incrementar el gasto o adoptar nuevos recortes fiscales es "inexistente" si no se toman medidas para reducir el déficit presupuestario a medio plazo, puesto que si no, España se encontraría en una situación en la que se beberían aplicar "medidas restrictivas cuando la economía se encuentra en una fase de contracción", lo que profundizaría la caída.

Asimismo, el economista duda de la efectividad de cualquier nueva medida de estímulo fiscal al considerar que las ya adoptadas "han tenido un efecto limitado".

En este sentido, Malo de Molina indica que si no se impulsa la confianza de los consumidores y de las empresas, cualquier nuevo estímulo se destinará probablemente al pago de deuda por lo que apunta que "no está claro que estas políticas fiscales expansivas tuvieran un impacto positivo en la capacidad de recuperación de la economía".

El diario estadounidense subraya que las declaraciones del director general del Servicio de Estudios del Banco de España contrastan con los últimos comentarios del presidente Jose Luis Rodríguez Zapatero, quien apuntó la posibilidad de que el Gobierno ponga en marcha nuevas medidas de estímulo para impulsar la economía, una opción a la que se había opuesto el ex ministro de Economía Pedro Solbes, quien fue reemplazado la semana pasada.

A este respecto, el Banco de España advierte de que el nivel de endeudamiento público, actualmente en el 39%, podría experimentar un fuerte incremento y alcanzar el 60% en 2010, el límite fijado por la UE.

Asimismo, el periódico recuerda que España ya ha aplicado uno de los mayores paquetes de estímulo en relación a las dimensiones de su economía, lo que ha arrastrado las cuentas públicas a terreno negativo, alcanzando un déficit del 3,8% en 2008, frente al superávit del 2,2% de 2007, mientras que el Banco de España prevé que, incluso sin adoptar nuevas medidas de gasto, el saldo negativo alcanzará el 8,3% este año, lejos del límite del 3% impuesto por la zona euro.