De la Vega dice que el Gobierno está cómodo con Ordóñez y ve normal las discrepancias en las cifras

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, aseguró hoy que el Ejecutivo se encuentra "comodísimo" con Miguel Ángel Fernández Ordóñez al frente del Banco de España, y consideró "normales" las discrepancias en sus previsiones con las del Ministerio de Trabajo.

En rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, De la Vega quiso zanjar así la polémica sobre las diferencias entre el Gobierno y el gobernador del banco emisor, después de que éste pronosticará que la Seguridad Social entrará en déficit en 2009 en contra de las tesis del Ejecutivo.

Más aún, pidió "respeto" hacia su labor y defendió que el Banco de España es una institución "completamente autónoma" respecto de la Administración General del Estado (AGE), aunque tiene entre sus competencias la de asesorar al Gobierno "con su criterio".

En sentido, señaló que el Banco de España elabora informes que "en la mayoría de las ocasiones son coincidentes con el Gobierno y en algunas no", algo que consideró dentro "de la normalidad democrática y del funcionamiento normal de las instituciones". "Eso es lo que tenemos que acostumbrarnos a respetar", añadió.

En cualquier caso, De la Vega insistió en que la Seguridad Social cerrará el año con superávit en contra del criterio del Banco de España, al tiempo que indicó que el sistema de las pensiones está garantizado.

Como muestra de ello, la vicepresidenta primera del Gobierno precisó que el Fondo de Reserva de la Seguridad Social, la 'hucha de las pensiones', ha aumentado en 100 veces en los últimos ocho años y actualmente asciende a 57.000 millones de euros.

"Ese es un dato muy importante", insistió antes de añadir que el Gobierno no va a dar un sólo paso atrás en el sistema de protección social".

Por otro lado, De la Vega desmintió que el Gobierno vaya a crear una Secretaría de Estado de mediación en el diálogo social, ya que "no ve la necesidad de crear ninguna figura especial" al respecto.

Dicho esto, reiteró que el diálogo social "ocupa una parte fundamental de la política del Gobierno", pero se mostró convencida de que "el actual equipo de Gobierno va a profundizar" en él. "Ha funcionado y funciona", sentenció.