Economía.- Cajasol considera un "error garrafal" que el sector financiero huya "en desbandada" del negocio inmobiliario

MADRID, 24 (EUROPA PRESS) El presidente de Cajasol, Antono Pulido, consideró hoy que sería un "error garrafal" que el sistema financiero huya "en desbandada" del negocio inmobiliario, si bien advirtió de que el sector del ladrillo atraviesa un ajuste claro e inevitable de precios ante el exceso de oferta y la depresión de la demanda. Pulido, que participó en el Encuentro Financiero del 'Foro de la Nueva Economía' apuntó que las entidades financieras tienen muchas actividades por explorar en el sector inmobiliario que no deben abandonar, como el negocio del alquiler, las hipotecas inversas, la financiación de rehabilitaciones de viviendas o edificios públicos y las viviendas de protección oficial. Pulido afirmó que la desaceleración del crédito en España era una realidad antes de la aparición de las turbulencias financieras de 2007 originadas por las hipotecas 'subprime' de Estados Unidos, porque el mercado inmobiliario ya daba evidentes señales de fatiga ante las perspectivas de descenso de la actividad y del precio de la vivienda. El presidente de Cajasol advirtió tanto de la excesiva exposición al sector inmobiliario como de que el recorrido al alza de la morosidad no ha finalizado, sin que se pueda aventurar qué tope podrá alcanzar, si bien consideró que se trata de un proceso natural de la evolución de los impagos en el actual entorno de dificultades económicas. Pulido aplaudió el sistema de provisiones exigido por el Banco de España, que permite al sistema financiero español "afrontar el futuro con un poco más de tranquilidad", aunque sin dejar de otear el "poco halagüeño horizonte", así como sus exigencias de regulación, que han evitado la proliferación de una banca en la sombra con activos tóxicos y fuera de balance. "Hay que agradecer al Banco de España la exigencia de anticipar el aumento de la morosidad con las provisiones anticíclicas, que situan a la banca española en condiciones de resistencia mayores que el resto de la banca interancional", sostuvo el presidente de la caja de ahorros andaluza. Por otro lado, consideró justificados los llamamientos a la responsabilidad realizados desde el Gobierno y otras instituciones a la banca en la actual coyuntura, tanto por la angustia en que está sumido parte del tejido empresarial, como por la necesidad de dar un impulso a la economía para que despegue y escape a la recesión. No obstante, advirtió de que la primera prioridad de una entidad debe ser salvaguardar su cuenta de resultados, porque se trata de la mejor forma de defender los intereses de los clientes que han depositado su dinero, así como llevar a cabo una gestión prudente del riesgo y del crédito, para garantizar su prosperidad a largo plazo. "Si una entidad olvida la solvencia es imposible que sea útil a la sociedad a medio y largo plazo, por lo que debe ser rigurosa en la concesión de créditos", aseveró. "Ser riguroso al dar crédito no significa cerrar el grifo del crédito, sino conocer mejor a los clientes", agregó Pulido, para quien las entidades deben ser prudentes en este sentido y acompañar a la economía en el cambio del modelo productivo, buscando nuevos caminos.