Economía/CCM.- (Amp) Fernández Ordóñez dice que tras la intervención hay que prepararse para el uso de recursos públicos

MADRID, 31 (EUROPA PRESS) El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, aseguró hoy que el caso de la intervención de Caja Castilla-La Mancha (CCM) pone de manifiesto que España debería prepararse "para emplear más recursos públicos que en ocasiones anteriores" para afrontar la reestructuración del sistema financiero español, dada la magnitud de la crisis financiera internacional. En su discurso en el 'Foro Cinco Días', el gobernador del Banco de España sostuvo que aunque haya entidades financieras españolas que puedan transitar por la crisis sin ayudas, "es evidente --como demuestra el caso de CCM-- que, si la crisis internacional se prolonga, seguramente será necesario reestructurar algunas entidades de menor tamaño". Fernández Ordóñez recordó que el Congreso de los Diputados acaba de aprobar una moción que incorpora principios para la reestructuración, entre los que figura que el coste debe ser "el menor posible para las arcas públicas" y que los esfuerzos principales deben encaminarse a buscar soluciones dentro del sector privado. En este sentido, subrayó que, aunque en el caso de CCM ha fracasado la posibilidad de un intento de absorción privado por parte de Unicaja y con la utilización del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), eso "no quiere decir que antes de poner recursos públicos haya que intentar que el contribuyente no ponga dinero". "Se ha contado que las conversaciones por segundo intento (con Unicaja) no resultaron fructíferas y dada la situación de la entidad, parecía razonable que se siguieran explorando nuevas posibilidades", aclaró Fernández Ordóñez, tras recalcar que, aunque CCM sólo suponga el 0,8% de los activos totales del sector financiero español, "no hay operación pequeña, y todo hay que cuidarlo y sacarlo adelante". Fernández Ordóñez dijo que una de las lecciones que se extrae de la intervención de la caja que hasta ahora presidía Juan Pedro Hernández Moltó es que "el sistema financiero es sólido pero no inmune a la crisis", al tiempo que abogó por dotar al Estado de un "instrumental suficiente" en caso de que sea necesario llevar a cabo más intervenciones de entidades. De hecho, explicó que si España no formara parte de la UE, el Banco de España no hubiera tenido que pedir al Consejo de Ministros que aprobara un aval por importe de 9.000 millones de euros para apoyar a la entidad castellano manchega. "No podemos reunir al Consejo de Ministros cada vez, hay que dotar de instrumental suficiente", sostuvo. "HOJA DE RUTA". Fernández Ordóñez se declaró "optimista" en este sentido, a la luz de las conversaciones que mantiene con los principales partidos políticos. "Se debería llegar a una 'hoja de ruta,' que es montar un instrumental para que las decisiones sean menos costosas y ágiles", apostó el gobernador, partidario de "estar preparado" y reforzar el instrumental disponible para afrontar las actuales dificultades del sector financiero. El gobernador insistió en que uno de los retos del sistema financiero español es conseguir su reestructuración "ordenada en los próximos años". La solidez de nuestro sistema financiero, cuyo comportamiento tanto en términos de solvencia como de rentabilidad ha sido, desde el inicio de la crisis, "netamente mejor" que el de otros países de nuestro entorno, "no excluye la necesidad de su reestructuración". A su parecer, los cambios del entorno financiero, como el incremento de la morosidad ligada al sector inmobiliario y al desempleo, ponen de relieve algunas debilidades del negocio predominante en parte del sector bancario español. "No sólo es inevitable, sino saludable, un cierto grado de reorganización de la estructura del sistema bancario que garantice su fortaleza a largo plazo", dijo,