Economía/CCM.- El Gobierno asegura que la inyección de hasta 9.000 millones no tendrá impacto en las cuentas públicas

MADRID, 30 (EUROPA PRESS) El Gobierno considera que las garantías que el Tesoro otorgará al Banco de España para la inyección de fondos por importe máximo de 9.000 millones de euros con el fin de garantizar la liquidez de Caja Castilla-La Mancha (CCM) no tendrán impacto en las cuentas públicas, ni a través de un incremento de los gastos ni por disminución de los ingresos estatales. Así consta en la memoria económica que acompaña al decreto ley remitido al Congreso de los Diputados, a la que tuvo acceso Europa Press, y en la que se indica que esta operación está dentro del límite máximo de avales públicos fijado por los Presupuestos Generales del Estado para 2009, fijado en 100.500 millones de euros. El importe de los avales otorgados por la Administración General del Estado no puede exceder del límite establecido para cada año por la Ley General Presupuestaria, que para este año se cifró en 100.500 millones de euros como consecuencia del plan de apoyo al sector financiero puesto en marcha por el Ejecutivo socialista a finales de 2008. PAPEL DEL FGD Por otro lado, en el caso de ejecutarse el aval de la operación sobre CCM, el Fondo de Garantía de Depósitos deberá reembolsar al Tesoro la cuantía que resulte de aplicar la cantidad a satisfacer por el Tesoro al Banco de España el porcentaje que representen, a la fecha de entrada en vigor del decreto los depósitos garantizados por el Fondo sobre las obligaciones exigibles de la entidad. Además, en este supuesto, según la disposición adicional única del decreto, se autoriza a la Dirección General del Tesoro para que pueda realizar los pagos correspondientes a las obligaciones garantizadas mediante operaciones de tesorería "con cargo al concepto específico que se fije a tal fin". "EXTRAORDINARIA Y URGENTE NECESIDAD" En el decreto ley, firmado por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se pone de manifiesto que los requisitos de "extraordinaria y urgente necesidad" que justifican su aprobación derivan de la "inmediata necesidad de asegurar que la entidad esté en condiciones de seguir cumpliendo todas sus obligaciones frente a depositantes y acreedores". Por ello, y a propuesta del vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, se autoriza a la Administración General del Estado para avalar durante el presente ejercicio, por un importe máximo de 9.000 millones de euros, las obligaciones derivadas de las financiaciones que pueda otorgar el Banco de España a CCM.