Economía/Finanzas.- Solbes se muestra a favor de que el Fondo de Garantía se use para ayudar a entidades con problemas

Asegura que "no es hora" de que las entidades hagan repartos "exorbitantes" de beneficios MADRID, 17 (EUROPA PRESS) El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, se mostró hoy partidario de que el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) sirva de instrumento para ayudar a entidades con problemas en caso de que fuera necesario. Solbes explicó que existe una "tradición histórica" en España de recurrir al Fondo de Garantía de Depósitos más allá de su función de salvaguardar los intereses de los depositantes en sentido estricto, aunque no hizo ninguna mención expresa a las recapitalizaciones públicas. "Lo que hay que hacer es seguir haciendo lo que tan buen resultado da", sostuvo el vicepresidente segundo del Gobierno en su primera comparecencia anual en la Comisión de Economía y Hacienda del Congreso de los Diputados. Solbes, que disertaba sobre las dificultades de las entidades en el actual escenario, después de haber sido preguntado acerca de la eventual fusión de Unicaja y Caja Castilla-La Mancha (CCM), explicó que recurrir al FGD es, "logicamente, una forma de actuar" en estos supuestos. VIABILIDAD A LARGO PLAZO. El ministro rechazó las acusaciones de oscurantismo vertidas por el portavoz de Economía del PP en el Congreso, Cristóbal Montoro, y recalcó que, de acuerdo a la legislación, el Banco de España es el competente para conocer la situación en que se encuentra cada entidad financiera y evaluar sus posibilidades de viabilidad a largo plazo. Por otro lado, Solbes consideró que "no es hora" de que las entidades financieras realicen repartos "exorbitantes" de beneficios, si bien matizó que no está en contra de la distribución de dividendos por parte de los bancos. Solbes argumentó que las entidades financieras se rigen por el derecho privado, por lo que el Ejecutivo no puede inmiscuirse en decisiones acerca del uso de los beneficios obtenidos en el ejercicio de su actividad. En este sentido, el vicepresidente segundo indicó que el Gobierno se puede limitar a realizar "recomendaciones morales". "No podemos imponer a una junta de accionistas determinados comportamientos", aseveró.