El Banco de España aboga por incentivar a quien mantenga o cree empleo

  • Madrid, 12 feb (EFE).- El director general del servicio de estudios del Banco de España, José Luis Malo de Molina, abogó hoy por medidas puntuales que incentiven a las empresas que mantengan sus plantillas o creen puestos de trabajo para terminar con la fuerte destrucción de empleo.

El Banco de España aboga por incentivar a quien mantenga o cree empleo

El Banco de España aboga por incentivar a quien mantenga o cree empleo

Madrid, 12 feb (EFE).- El director general del servicio de estudios del Banco de España, José Luis Malo de Molina, abogó hoy por medidas puntuales que incentiven a las empresas que mantengan sus plantillas o creen puestos de trabajo para terminar con la fuerte destrucción de empleo.

En una conferencia en la Fundación Ramón Areces, en Madrid, Malo de Molina insistió en que el mercado laboral necesita reformas "urgentes", aunque reconoció que "probablemente" serán "difíciles".

El Banco de España tiene la obligación de decir que hay que mejorar el mercado laboral porque está demostrado que es un problema, pues funciona peor que el del resto de países, y genera gran desempleo en tiempos de crisis, dijo.

"No podemos cerrar los ojos" porque este mercado de trabajo forma parte de la crisis y dificulta la salida, y aunque reconoció que es "más fácil aparcar el problema y no hablar de él", advirtió de que ya destruyó empleo en la década de 1980 y "masivamente" en la de 1990, y eso va a pasar también ahora.

Malo de Molina abogó también por la moderación salarial porque "no es razonable" que España entre en una recesión con los salarios creciendo al 5 por ciento.

Las declaraciones de Malo de Molina se produjeron un día después de que el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, recomendara abaratar el coste del despido, a lo que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se mostró totalmente contrario esta mañana al decir que ése "no es el camino a seguir".

Malo de Molina argumentó que los mecanismos actuales de protección del empleo para algunos colectivos generan importantes pérdidas de puestos de trabajo en el conjunto de la economía y reducen los incentivos a la contratación.

Ello, junto con los sistemas vigentes de contratación y negociación colectiva que todavía son rígidos e impiden la flexibilidad laboral, puede llevar a tasas de paro a niveles "muy elevados" que complicarían la salida de la crisis, por lo que defendió la toma de medidas excepcionales y transitorias.

En cuanto a la recesión en la que entró la economía española al cierre de 2008, tal y como confirmó hoy el Instituto Nacional de Estadística (INE), Malo de Molina dijo que es el fruto de la coincidencia "desafortunada" del ajuste interno de la economía española con la crisis financiera internacional, por lo que resulta "muy difícil" aventurar la intensidad y la duración de esta contracción.

La salida de la crisis, según el experto, dependerá "en gran medida" de la evolución internacional, pero también de la capacidad de la economía española para afrontar sus grandes retos.

Entre ellos, además de la "necesidad urgente" de contener la intensidad del ajuste del empleo, está el de preservar la solidez del sistema financiero para facilitar los flujos de financiación, ya que advirtió de que si éste se debilitara "severamente", como en otros países, la financiación de la economía se haría "aún más difícil" y el crecimiento se resentiría "en mayor medida".

Así, aunque el sistema financiero español gozaba de una buena posición de partida en la crisis, consideró que "no es inmune a desarrollos tan peligrosos como los que están teniendo lugar".

Malo de Molina apostó también en su intervención por una política fiscal que compense la debilidad del gasto privado con medidas expansivas bien seleccionadas que frenen los canales de propagación de la recesión y protejan a los sectores más afectados, por que reconoció que el margen de actuación es "muy limitado" por el rápido deterioro de las finanzas públicas.

Otro de los desafíos de la economía española es mantener el crecimiento de los costes por debajo del de los competidores del área del euro, para que la economía española gane en competitividad, y sea más fácil su recuperación.

Además, el director general del servicio de estudios del Banco de España señaló que las reformas estructurales y las medidas de estímulo de la productividad son los principales instrumentos que tienen las autoridades a su alcance para influir "de manera efectiva" a que la recesión sea más corta.