El BCE crea un canal confidencial para denunciar malas prácticas en la banca

FRÁNCFORT (ALEMANIA), 14 (EUROPA PRESS) El Banco Central Europeo (BCE) ha creado un canal confidencial para denunciar de forma anónima a través de Internet posibles malas prácticas en el sector bancario en el marco de su nuevo rol como supervisor de la banca europea. "El BCE está comprometido a una supervisión bancaria dura, pero justa", explica el instituto emisor, que apunta que "en ocasiones", no sólo se incumplen las obligaciones, sino que incluso se adoptan "acciones deliberadas para ocultar delitos". En este sentido, el BCE reconoce el papel que pueden desempeñar los propios empleados de los bancos, particularmente en el caso de auditores y empleados encargados del cumplimiento de las reglas por parte de las entidades, puesto que son los que "probablemente tengan conocimiento de un posible delito". "Los denunciantes que informen al BCE de posibles malas prácticas sirven al interés público y actúan en favor del interés general cuando reportan sus sospechas", señala la institución, que en su papel de supervisor está liderada por la francesa Daniéle Nouy. La propia Nouy destacaba que "los informes sobre estas violaciones son una herramienta efectiva para sacar a la luz malas prácticas empresariales". Para tal efecto, el BCE ha puesto a disposición del público un formulario 'online' para reportar "anónimamente" cualquier violación de la normativa y que incluye una serie de preguntas para valorar la información. A este respecto, el BCE explica que una vez recibida y valorada la relevancia de la información por un equipo de expertos, esta será remitida en caso de ser necesario al responsable en el seno del BCE o en el correspondiente banco central nacional, lo que podría desembocar en la adopción de medidas de supervisión, como por ejemplo la petición de información adicional o una inspección sobre el terreno. Sobre esta cuestión, el BCE recuerda que únicamente puede investigar violaciones de las leyes de la UE, que se refieren a la supervisión prudencial de los bancos como los requisitos de capital o los acuerdos de gobernanza, mientras que en lo que respecta a otras áreas de supervisión, como la protección a los consumidores o la lucha contra el blanqueo de capitales, debería informarse a las autoridades nacionales.