El BCE y Bruselas prevén fijar 2012 como límite para implantar el área única de pagos, según Visa

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

La Comisión Europea (CE) y el Banco Central Europeo (BCE) prevén fijar finales de 2012 como fecha límite para que las entidades financieras implementen el sistema del Área Única de Pagos en Euros (SEPA por sus siglas en inglés), según explicó hoy el vicepresidente ejecutivo para SEPA de Visa, Marc Temmerman.

"Durante este año, ambos organismos tienen que llegar a un acuerdo y establecer una fecha límite para la implantación del SEPA, que se estima se fijará a finales de 2012", explicó hoy Temmerman durante un encuentro con la prensa junto al director comercial de Visa Europe en España, José Carbajosa.

La SEPA permitirá crear un mercado único de pagos en el que se podrán ordenar transferencias, domiciliaciones y pagar con tarjeta de débito en condiciones idénticas en todos los países de la eurozona. La Directiva Europea entrará en vigor el próximo mes de noviembre y los 27 deberán tener su legislación adaptada.

"Los bancos se están preparando para asumir la nueva regulación y el cambio del sistema en el que desaparecerán las 27 regulaciones actuales para asumir una sola", afirmó Temmerman. La unificación incluirá a los 27 más Liechtenstein, Islandia, Noruega y Suiza.

La unificación del mercado de pagos permitirá abonar comisiones domésticas en todas las transferencias bancarias que se realicen tanto dentro del país como entre los distintos países y entidades financieras con un plazo de ejecución de tres días (D+3), a partir del próximo mes noviembre, y de un día (D+1), a partir de 2012.

UNIFICAR LA DOMICIALIZACIÓN DE FACTURAS.

El cambio más novedoso será la posibilidad de domiciliar los pagos de las facturas en cualquier país y entidad financiera, lo que obligará a que la estructura de las cuentas corrientes sea igual para todos los ciudadanos y bancos.

"La domicialización de los pagos de las facturas es el producto más novedoso de la SEPA, y se estima que el sistema español no lo aplique hasta 2013", afirmó Temmerman, quien explicó que este sistema "está recibiendo algunas críticas" en Europa.

Otro de los cambios será la armonización del sistema de pagos de las tarjetas de crédito. "El banco no podrá imponer el sistema de pago, el cliente podrá elegir", afirmó el vicepresidente ejecutivo para SEPA de Visa.

En este sentido, Temmerman explicó que el cambio "por un lado, creará competencia en los mercados donde no la hay y, por otro, provocará la creación de compañías más fuertes, así como la desaparición de pequeños operadores".

ESTANDARIZACIÓN DE TERMINALES.

El nuevo sistema de pagos incrementará la estandarización de los terminales, por lo que, Temmerman propuso "la creación de un pasaporte europeo".

Por último, el experto recordó que el sector público europeo y las administraciones de los diferentes países deberán también aplicar el sistema SEPA para el pago de las pensiones, los subsidios de desempleo, así como para el cobro de impuestos.

La Directiva Europea de Sistemas de Pago para la implantación de SEPA fue aprobada en abril de 2007 y el proyecto entró en vigor en enero de 2008. La operativa deberá comenzar a implantarse el próximo mes de noviembre. El Anteproyecto de Ley que incorporará esta normativa a la legislación española se encuentra en el tercer plazo de enmiendas en el Congreso.