El gobernador del Banco de España es alarmista, dice De la Vega

MADRID (Reuters) - El gobernador del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordóñez ha causado alarma y zozobra innecesaria en la sociedad española al decir que el sistema de la seguridad social podría entrar pronto en déficit, dijo la vicepresidenta primera del Gobierno a un periódico.

"No soy partidaria de alarmar sin fundamento a la ciudadanía, como ha hecho el gobernador del Banco de España. Hay que dar certezas y garantías, diciendo siempre la verdad, claro", dijo la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega en una entrevista en el diario El Mundo del domingo.

Las declaraciones mostraron una profunda desavenencia entre el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero y el gobernador del Banco de España sobre la respuesta del país a la crisis económica.

La última disputa saltó el miércoles cuando el gobernador Ordóñez dijo que España tenía que contener el gasto público, abordar reformas estructurales y revisar la ley de pensiones, dado el riesgo de que el sistema de Seguridad Social entre en una posición de déficit en un año.

De la Vega se mostró convencida de que las cuentas de la Seguridad Social seguirán con superávit, aunque puede que necesite de reformas, y aseguró que las pensiones están garantizadas.

Rodríguez Zapatero cuestionó el sábado la fiabilidad de los estudios de Fernández Ordóñez, según informó el diario El País.

"No deberían prestar demasiada atención a lo que dicen los departamentos de estudios de los bancos centrales porque sus críticas se basan generalmente en análisis muy superficiales", dijo Zapatero durante una reunión a puerta cerrada del comité federal del partido, informó El País.

Fuentes del Banco de España no estaba por el momento disponibles para comentar las declaraciones de De la Vega o la información de El País.

Zapatero dijo el martes que estaba preparado para poner en marcha nuevas medidas de estímulo económico si fuera necesario, una semana después de cesar a Pedro Solbes como ministro de Economía.

Solbes se opuso públicamente a nuevos estímulos fiscales y dijo que España tenía que empezar a reducir su déficit presupuestario para alcanzar el límite del 3 por ciento del PIB que establece la Unión Europea.

Ordóñez, nombrado por Zapatero gobernador del Banco de España en 2007, fue durante mucho tiempo segundo de Solbes, con el que ha compartido su austeridad fiscal y una visión ortodoxa de la política económica.

Zapatero ha puesto en marcha uno de los mayores paquetes de estímulo económico de Europa, equivalentes a casi el 5 por ciento del PIB, y ha dicho que está cómodo gestionando un déficit presupuestario de hasta el 8 por ciento hasta 2011 gracias en parte a un bajo nivel de deuda pública.

En otra señal de la gran división política existente entre el Gobierno y el Banco de España, los medios se hicieron eco el sábado de que la recién nombrada ministra de Economía, Elena Salgado, había rechazado las propuestas de Ordóñez para reformar el sistema financiero del país.