El Gobierno advierte a los accionistas de Fortis que perderán si rechazan el acuerdo de venta

  • Bruselas, 10 feb (EFE).- Los accionistas de Fortis saldrán perdiendo si se oponen al nuevo acuerdo de venta del grueso de la entidad a BNP Paribas, según el ministro de Finanzas belga, Didier Reynders, quien ha dejado claro que el Gobierno no está dispuesto a comprometer más dinero de los contribuyentes en ayudar a Fortis.

El Gobierno advierte a los accionistas de Fortis que perderán si rechazan el acuerdo de venta

El Gobierno advierte a los accionistas de Fortis que perderán si rechazan el acuerdo de venta

Bruselas, 10 feb (EFE).- Los accionistas de Fortis saldrán perdiendo si se oponen al nuevo acuerdo de venta del grueso de la entidad a BNP Paribas, según el ministro de Finanzas belga, Didier Reynders, quien ha dejado claro que el Gobierno no está dispuesto a comprometer más dinero de los contribuyentes en ayudar a Fortis.

El grupo Fortis celebra mañana una junta general de accionistas que deberá decidir si respalda las decisiones que condujeron a la nacionalización de la entidad, a su despiece y venta y, sobre todo, si está de acuerdo con las nuevas condiciones acordadas con BNP para cederle el grueso de los activos de banca en Bélgica y parte de los seguros.

La victoria del "no" es una posibilidad clara, dado que el primer accionista del grupo, la aseguradora china Ping An (que controla el 5 por ciento del capital), ya ha anunciado que votará en contra, igual que varias asociaciones de minoritarios, descontentos por el hundimiento de sus títulos.

"Nosotros hemos hecho todo lo que podíamos en beneficio de los accionistas", recalca Reynders en una entrevista al diario financiero L'Echo.

El ministro deja claro que, desde el mes de septiembre, cuando Fortis fue nacionalizado para evitar su quiebra, la prioridad del Gobierno ha sido proteger el dinero de los ahorradores y mantener el mayor número de empleos posible.

Recordó, asimismo, que el Ejecutivo acató la recomendación del grupo de expertos que dictaminaron que debían revisarse las condiciones de venta con BNP (y no cederle toda la actividad de seguros en Bélgica), para maximizar el valor de la entidad y lograr un proyecto industrial sólido.

"Ahora llega el turno de los accionistas de decir si quieren participar en ese proyecto o no", afirma el ministro.

Respecto a las exigencias de Ping An, que reclama una compensación por el deterioro de su inversión en la entidad belgo-holandesa, Reynders asegura que el Gobierno no ha mantenido negociaciones con ningún accionista particular y explica que las conversaciones con las autoridades con China son sobre cuestiones de comercio exterior.

En caso de un voto negativo en la asamblea de mañana, el ministro insiste en que el Gobierno seguirá centrado en la protección de los ahorradores y el personal.

Hace hincapié, no obstante, en la evolución bursátil de la entidad y recuerda que, cuando se anunció el nuevo acuerdo con BNP los títulos repuntaron, para volver a caer cuando algunos accionistas empezaron a hablar de votar en contra.

Reynders también precisa que si el "no" sale adelante, no se mantendrán parte de las condiciones: "es todo el acuerdo o nada".

El Estado, por tanto, no facilitará a Fortis el préstamo de 3.000 millones de euros al que se ha comprometido si el conjunto de la operación no es respaldada.

También la dirección de Fortis ha alertado sobre las consecuencias de una victoria del "no" en la asamblea de mañana.

L'Echo recoge unas declaraciones del administrador delegado del grupo, Karel De Boeck, en las que vaticina una "situación de inseguridad total", aumento de los problemas de liquidez y riesgo de quiebra si el acuerdo con BNP no se aprueba mañana.

"Pedimos a los accionistas que tomen una decisión racional, incluso aunque les cueste", ha dicho el presidente del Consejo de Administración de Fortis, Jan-Michiel Hessels.