Fernández Ordóñez ve imperativo reformar la Seguridad Social

Por Andrew Hay

MADRID (Reuters) - El gobernador del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordóñez, recalcó el martes que la Seguridad Social podría entrar en déficit y reclamó la reforma del sistema.

Fernández Ordóñez negó que sus declaraciones fueran alarmistas a pesar de acusaciones contra él en este sentido.

La semana pasada, el gobernador del Banco de España expresó que el superávit de la Seguridad Social podría agotarse en el plazo de un año y reclamó una reforma de las pensiones y controles sobre el gasto para limitar el creciente déficit público.

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa de la Vega, descartó el lunes la posibilidad de que la Seguridad Social entrase en déficit e indicó que los comentarios de Fernández Ordóñez ante una comisión del congreso habían causado una alarma innecesaria y sin fundamento entre los más de 8 millones de jubilados españoles.

Ordóñez opinó que semejantes declaraciones fomentaban el miedo.

"Se han hecho comentarios (...) que han creado alarma", dijo en respuesta a preguntas de periodistas sobre las críticas del gobierno.

"Las pensiones no están ligadas a los déficit temporales".

La crisis económica global está reduciendo a gran velocidad los superávit de la Seguridad Social de muchos países y algunos sistemas de pensiones ya han entrado en déficit.

Ordóñez expresó que la disminución de los superávit no debe verse como un "apocalipsis" y España, como otros países, deben estudiar subir la edad de jubilación y otras medidas como formas de garantizar la solvencia del sistema a largo plazo.

"Es imperativo que adoptemos reformas a la Seguridad Social", dijo.

El secretario de estado de Seguridad Social, Octavio Granados, dijo el lunes que no podía descartarse un deficit, aunque no existía un riesgo inminente, y coincidió en la necesidad de reformas el sistema de pensiones.

Agregó que se podía recurrir al fondo de reservas de 58.000 millones de euros para cubrir cualquier déficit que pudiera producirse después del presente año.

"Eso no descarta que haya problemas en el futuro, ni que existe una necesidad imperativa de reformar el sistema de pensiones", escribió Granados en un artículo publicado hoy por el periódico El País.

EL GOBIERNO RESPALDA LA PROPUESTA

Ordóñez defendió su postura sobre la Seguridad Social en una conferencia financiera, en la que subrayó la fortaleza del sector bancario español, pero advirtió de que los resultados podrían debilitarse a medio plazo por un incremento de la morosidad.

Instó a los bancos a reducir costes, mediante un recorte de la red de oficinas o el aprovechamiento de sinergias a través de fusiones.

España lanzó su primer rescate de la actual crisis en marzo, cuando el Banco de España intervino a Caja Castilla la Mancha.

El Banco de España, el gobierno y los partidos políticos están en conversaciones sobre la creación de un fondo de reestructuración de bancos para afinar cualquier posible intervención futura.

Ordóñez ha propuesto unas reformas que permitan al banco de España a intervenir en los bancos sin necesidad de recibir la autorización del gobierno, así como para limitar la influencia política en las cajas de ahorro.

Después del primer encuentro con la ministra de Economía, Elena Salgado, Ordóñez dijo que la responsable de economía estaba de acuerdo con su plan de permitir las intervenciones sin la aprobación del consejo de ministros.

Además, expresó que otras propuestas requerían conversaciones más amplias.

"Estos son temas que necesitan un debate calmado y separado y estoy satisfecho con la conversación que he tenido con la nueva ministra", dijo a periodistas.