La UE presenta su reforma para hacer más seguros los mercados

BRUSELAS/LONDRES (Reuters) - Los bancos serán observados más detenidamente de acuerdo con un plan presentado el miércoles por la Unión Europea que aplicará las lecciones aprendidas de la crisis crediticia y ofrecerá una mejor protección a los inversores.

Los planes de la Comisión Europea son el eje de la respuesta de la UE a la debacle del mercado y tienen como objetivo detectar antes cualquier acumulación de riesgos y evitar el uso de fondos públicos para rescatar a los bancos.

Reino Unido, el principal centro bancario de Europa, ha mostrado su disconformidad con el plan, por temor a perder la soberanía regulatoria en favor de nuevos organismos centralizados.

La Comisión dijo que los planes son ambiciosos pero realistas y tienen en cuenta los intereses de los países dentro y fuera de la zona euro.

"Es ahora o nunca para llegar a un consenso sobre supervisión financiera. Creo que lo haremos", dijo en rueda de prensa el presidente de la Comisión, Jose Manuel Durao Barroso.

Los planes de la Comisión se basan en un proyecto presentado por el ex gobernador del Banco de Francia, Jacques de Larosiere, y respaldado por los líderes de la Unión Europea.

El proyecto representa un intento de ponerse al día con un mercado financiero que ya está integrado y dominado por bancos transfronterizos como HSBC, BNP Paribas y Santander, aunque la supervisión sigue siendo nacional.

Los bancos rápidamente sucumbieron a la crisis crediticia en parte porque no existía una clara idea sobre la influencia de la inestabilidad de una institución en otras.

La Comisión propuso crear dos organismos pan-UE para corregir lo que considera vacíos en la normativa regulatoria.

Un Consejo Europeo de Riesgos Sistémicos, formado por representantes de los bancos centrales y reguladores nacionales, observaría la acumulación de riesgos y reclamaría la adopción de medidas antes de que éstos se descontrolaran.

El Banco Central Europeo organizaría y presidiría el consejo, una decisión que según Reino Unido y los reguladores nacionales da demasiado poder a la institución con sede en Francfort.

"Los serios riesgos de carácter sistémico no fueron corregidos antes de que comenzara la actual crisis", dijo el Comisario Europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia.

Aunque el consejo no tendría poderes vinculantes, los estados de la UE tendrían que explicar las razones por las que no toman medidas correctoras.

La entidad trabajaría estrechamente con las funciones de advertencia de riesgo global creadas por el Fondo Monetario Internacional y el Consejo de Estabilidad Financiera.

Además, habría un nuevo grupo de vigilancia cuya labor sería asegurar el cumplimiento de las normas de la UE en todo el bloque.

Este grupo tendría poder sobre los estados que considera incumplen las pautas técnicas.

Los planes de la Comisión se presentarán a una cumbre de líderes de la UE en junio y el ejecutivo elaborará proyectos de ley este mismo año. Se espera que haya un sistema regulatorio antes del final de 2010.

El Parlamento Europeo y los Estados de la UE tendrán la última palabra.