Berlín espera un comienzo de recuperación en 2010 tras una grave recesión en 2009

  • Berlín, 29 abr (EFE).- El gobierno alemán espera un comienzo de recuperación de la economía en 2010, tras pasar por una recesión dura y profunda en 2009 con una caída del Producto Interior Bruto (PIB) del 6 por ciento.

Berlín, 29 abr (EFE).- El gobierno alemán espera un comienzo de recuperación de la economía en 2010, tras pasar por una recesión dura y profunda en 2009 con una caída del Producto Interior Bruto (PIB) del 6 por ciento.

Así lo indican las proyecciones oficiales presentadas hoy por el ministro de Economía, Karl-Theodor zu Guttenberg, que coinciden, en cuanto a la caída del PIB de este año, con los pronósticos de los principales institutos de estudios económicos.

Con ello, el gobierno corrige a la baja su pronóstico de mediados de año cuando se había previsto una caída del 2,25 por ciento del PIB

Con respecto al año próximo, el gobierno, en cambio, es ligeramente más optimista que los institutos y considera que volverá a haber un leve crecimiento del PIB de un 0,5 por ciento.

"Creemos que eso es algo posible y alcanzable", dijo Guttenberg que recordó que para 2010 los institutos, a diferencia del gobierno, han pronosticado una nueva caída de medio punto del PIB.

Guttenberg dijo, al presentar los pronósticos, que ahora la misión es recuperar la confianza en el futuro que muchos han perdido con la crisis y que para ello se necesita una acción política decidida pero también un análisis claro de los datos actuales,

"Se requiere actuar con decisión pero también se necesita una análisis claro y crudo de los datos actuales", dijo Guttenberg.

El pronóstico para 2009 está basado ante todo en el hundimiento radical que tuvo la economía en el primer trimestre del año que hace improbable que pueda recuperarse el terreno en los tres trimestres siguientes.

Por otra parte, Guttenberg subrayó que la recesión que vive Alemania es, ante todo, una repercusión de la recesión mundial que ha perjudicado notoriamente el comercio exterior.

"Cerca de dos terceras partes de la caída de la economía se deben al efecto negativo del comercio exterior", dijo Guttenberg.

Para este año, se espera que las exportaciones alemanas caigan en un 18 por ciento.

El ministro subrayó que Alemania ha dado ya un paso importante para combatir la crisis con los dos paquetes de apoyo a la coyuntura y se mostró partidario de dejar que éstos tengan su efecto en lugar de fomentar una discusión sobre un eventual tercer paquete de medidas, que sólo lleva a causar inseguridad entre los inversionistas.

De momento, según Guttenberg, el principal reto es lograr la estabilización de los bancos y del sector financiero para asegurar el flujo de crédito que necesitan las empresas.

"Por ello considero apremiante lograr una solución rápida y aceptable para aislar los llamados papeles tóxicos", dijo Guttenberg.

El mercado laboral, según Guttenberg, se ha mostrado hasta ahora increíblemente robusto pese a la recesión mundial, debido en buena parte a las reformas de los últimos años y a herramientas como la jornada reducida subvencionada, que ayuda a las empresas a evitar despidos en tiempos de crisis.

No obstante, Guttenberg admitió que la recesión tendrá repercusiones en las cifras del paro y que en este año el número de parados podrá aumentar en 450.000 para alcanzar 3,7 millones y el año próximo en cerca de 900.000 hasta llegar a los 4,6 millones.

Guttenberg espera sin embargo que el consumo privado sólo se reduzca ligeramente, debido a las recientes rebajas fiscales a los niveles bajos de inflación.

Los pronósticos de crecimiento del gobierno son una de las bases fundamentales de las estimaciones sobre la recaudación fiscal que preparó entre el 12 y el 14 de mayo un grupo de trabajo conformado por representantes del gobierno federal y de los 16 estados federados.

Esas estimaciones, además, servirán de base para determinar si se necesita un presupuesto adicional, lo que es previsible en vista de los pronósticos de crecimiento.