Bernanke cree que EE.UU. volverá a crecer este año, pero el repunte será débil

  • Washington, 5 may (EFE).- El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, manifestó hoy un optimismo moderado respecto a las perspectivas de EE.UU., que a su juicio volverá a crecer este año, pero no con el vigor que caracterizó la salida de otras crisis.

Washington, 5 may (EFE).- El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, manifestó hoy un optimismo moderado respecto a las perspectivas de EE.UU., que a su juicio volverá a crecer este año, pero no con el vigor que caracterizó la salida de otras crisis.

"Seguimos augurando que la actividad económica tocará fondo y repuntará en el curso de este año", pronosticó Bernanke en una comparecencia ante el Comité Económico Conjunto del Congreso.

Al mismo tiempo, el jefe de la Reserva Federal (Fed) hizo una advertencia a quienes esperan una de las recuperaciones enérgicas, con forma de "v", (muy abrupta) que han ocurrido en Estados Unidos en el pasado.

Esta vez la recuperación será "gradual", con un crecimiento "lento" al principio, y el desempleo y la capacidad ociosa de las empresas continuará en alza incluso cuando la economía entre en territorio positivo.

En esas condiciones será "muy difícil que haya inflación seria" en Estados Unidos, según Bernanke, con lo que pareció sugerir que la Reserva Federal no se apresurará a subir la tasa de interés de referencia, que ahora ronda el 0 por ciento.

Estados Unidos ha sufrido un medio año brutal, con contracciones superiores al 6 por ciento en términos anuales en el último trimestre del 2008 y el primero del 2009.

Pero lo peor parece haber pasado y Bernanke una vez más constató los "brotes verdes" que han emergido en la ladera escaldada por la que se ha derrumbado la economía.

Sus palabras apenas movieron las bolsas, donde los precios de las acciones ya tienen en cuenta los atisbos de una primavera en la economía estadounidense, lo que las ha hecho subir en las últimas semanas.

Bernanke dijo que el ritmo de la contracción "puede estar ralentizándose" y que hay "indicios tentativos" de una estabilización en el consumo, tras su bajada drástica en la segunda mitad del año pasado.

El mercado inmobiliario, que lleva tres años de caída, da muestras de tocar tierra, como refleja la reciente mejora en el volumen de ventas, apuntó Bernanke, que también citó como algo positivo los signos de que la recesión en el resto del mundo se atenúa.

Por otro lado, aseguró, la inversión de las empresas es "extremadamente débil" y el sector de inmuebles comerciales está deprimido.

Computadas todas estas variables, el resultado al que llega Bernanke es un repunte económico este mismo año, una predicción mucho más optimista que la del Fondo Monetario Internacional (FMI), que cree que la recuperación solo comenzará a mediados del 2010.

Bernanke cree que el desempleo no llegará al 10 por ciento, pero podría quedar cerca. Actualmente, un 8,5 por ciento de la población activa está sin trabajo en Estados Unidos y se prevé que la tasa suba el viernes con la divulgación de los datos de abril.

El titular de la Fed advirtió que las previsiones del banco central asumen una "reparación gradual" del sistema financiero y si ésta no se concreta, la recuperación incipiente podría ahogarse.

Bernanke constató la mejora en algunos sectores del sistema financiero, como el mercado de deuda a corto plazo, pero recalcó que los bancos siguen "bajo una tensión considerable".

La Reserva Federal y el Departamento del Tesoro divulgarán el jueves los resultados de las pruebas de resistencia a las que han sometido a los 19 mayores bancos de Estados Unidos.

Una vez que sean publicados, esas entidades tendrán seis meses para adquirir los colchones de capital necesarios para hacer frente a una hipotética recesión más profunda que la pronosticada ahora.

Los bancos tendrán que buscar esos fondos en los mercados privados y si no los encuentran, deberán aceptar capital del Departamento del Tesoro, según el jefe de la Fed.

En ningún caso el Gobierno dejará que esos 19 gigantes quiebren, porque podrían llevar consigo al resto del sistema financiero, precisó.

En la audiencia, algunos legisladores le presionaron sobre el temor de que las actuales inyecciones de liquidez de la Fed en el sistema financiero alimenten una inflación desbocada en el futuro.

Bernanke les aseguró que el banco central podrá suspender esos programas rápidamente y volver a la normalidad. "Estoy deseando entrar en un período de aburrimiento", aseveró.