El Gobierno apunta a Bankia como ‘mirlo blanco’ para salvar al Popular


  • El ministro de Economía, Luis de Guindos, asume que Bankia está analizando la situación de la entidad en crisis y su “potencial interés”.

  • A partir de junio, Bruselas permitirá a Bankia realizar operaciones corporativas, que también tiene sobre la mesa la integración de BMN.

Sede de Bankia en Madrid.

Sede de Bankia en Madrid.

“Potencial interés”. Con sólo dos palabras, el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha colocado a Bankia como favorita para salir al rescate del Banco Popular. Hasta el momento no estaba entre los principales candidatos, donde han resonado sobre todo Santander, BBVA y CaixaBank. No figuraba, pero De Guindos la ha colocado en la puja justo el mismo día en el que la entidad presidida por Emilio Saracho pidió una "muestra de interés preliminar" para saber a qué bancos les interesa salir en su ayuda.

El Gobierno no ve con malos ojos la opción Bankia. Todo lo contrario, cree que sería un buen “mirlo blanco”, según señalan fuentes conocedoras del proceso. Y, dado que el ministro de Economía no es dado a hablar de operaciones corporativas, sus palabras tienen más relevancia. Según De Guindos, Bankia está analizando la situación en la que se encuentra el Popular para definir después su potencial interés.

La entidad controlada por el Estado (a la que rescató con una inyección de 22.000 millones de euros) no valora las opciones que se presentan en el futuro del Popular pero reconoce fue una de las “invitadas” hace dos semanas al proceso de análisis. Hay que recordar que el Popular perdió el pasado año 3.485 millones de euros. A ellos sumó otros 137 millones en el primer trimestre del año, al tener que realizar nuevas provisiones por los agujeros de su negocio inmobiliario.

Hasta el momento, el banco no ha querido pronunciarse claramente sobre si prefiere el rescate por parte de la competencia o una ampliación de capital al uso que de entrada a un nuevo inversor de referencia. El primer paso es la tasación de 40.000 activos vinculados al ladrillo, cuyo valor exacto desconoce, que darán una medida más exacta sobre la magnitud de sus necesidades de capital. “Es un trabajo prolijo, que lleva su tiempo”, reconocía hace unos días su consejero delegado, Ignacio Sánchez-Asiaín. Una tarea que quiere tener lista antes del verano.

“Muy saneada” y “con mucho capital”

A pesar de que que no se conoce la cifra que habrá que inyectar, para Luis de Guindos, el Popular es una entidad “muy saneada que tiene mucho capital”, según declaró ayer en Barcelona. No quiso hablar de plazos porque, en su opinión, el Gobierno tiene “muy poco que decir” al respecto y recalcó que el futuro del banco "será lo que quieran los accionistas".

Lo cierto es que Bankia sería una opción viable que, también, evitaría la intervención del resto de grandes entidades españolas (Santander, BBVA y CaixaBank son las que más resuenan en el mercado).

Además, este junio, se levanta el veto impuesto por Bruselas a Bankia que le impide realizar operaciones corporativas. Es decir, en sólo un mes tendrá vía libre para comprar. Ahí no sólo entra una posible operación con el Popular, también la integración con BMN (Banco Mare Nostrum), que lleva meses analizando. Tanto Bankia como BMN están en manos del Estado, de las que controla más de 65% del capital a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob). Para lo que no tiene limitaciones Bankia es para realizar una ampliación de capital al uso.

Una operación entre Bankia y Popular, con BMN de por medio, podría cambiar el calendario de privatización de las dos entidades ya rescatadas. El Gobierno de Rajoy se comprometió a privatizar BMN antes de que finalizara 2017. Sin embargo, si se integra en Bankia, esa necesidad se diluiría. Y, dada la magnitud del Popular, el proceso de privatización podría ser considerablemente más lento.

Y Bankia es más solvente que el Popular. Al cierre del primer trimestre, el consejero delegado de la primera, José Sevilla, presumió de que, aseguró, es la más alta del sector. En terminología bancaria, el ratio de capital que mide la salud de su balance (CET1 BIS III fully loaded) alcanza en Bankia el 13,37%. Una cifra que ha ido mejorando en los últimos meses, porque era el 13,02%, al cierre del pasado diciembre; y el 12,52% hace un año. El Popular está significativamente por debajo, en el 7,33%, cuando la media del sector se sitúa en el 12%.