Al patrono de los enamorados se encomiendan los comerciantes colombianos desesperados

  • Bogotá, 13 feb (EFE).- Más que el patrón de los enamorados, San Valentín es en este año de crisis económica global el patrono de los comerciantes desesperados, que ven en la fiebre consumidora que desata esa festividad la una oportunidad para resarcirse de la "cuesta de enero".

Al patrono de los enamorados se encomiendan los comerciantes colombianos desesperados

Al patrono de los enamorados se encomiendan los comerciantes colombianos desesperados

Bogotá, 13 feb (EFE).- Más que el patrón de los enamorados, San Valentín es en este año de crisis económica global el patrono de los comerciantes desesperados, que ven en la fiebre consumidora que desata esa festividad la una oportunidad para resarcirse de la "cuesta de enero".

Pensar en San Valentín, un obispo del siglo III que salió en defensa de las parejas frente a quienes primaban la guerra sobre el amor, es hoy en día pensar en regalos, cenas a la luz de unas velas, ropa interior de color rosa o rojo, flores y bombones.

Todo eso tiene precio, pero, aunque los tiempos que corren no son buenos para los bolsillos, los latinoamericanos están dispuestos a "invertir" en sus parejas para celebrar este 14 de febrero, Día de los Enamorados, según los resultados de una encuesta hecha entre cibernautas de 13 países.

El 96 por ciento de los encuestados por la firma Oh! Panel quieren recibir un regalo de su pareja y no van a quedar defraudados, pues el 97 por ciento piensa comprar algún obsequio para ese día, una fiesta "importada" que se celebra cada vez más en Latinoamérica.

Países como Argentina, Colombia y Uruguay, que tradicionalmente celebran el Día del Amor en otras fechas del año, se han ido incorporando a la lista de devotos de San Valentín y de su "tirón" comercial.

En el calendario de los estadounidenses, el Día de los Enamorados es, por el contrario, una fecha señalada en rojo desde hace mucho.

Este año las tiendas y los restaurantes estadounidenses se han esforzado en ofrecer artículos de regalo y sugestivos y tentadores platos con la consigna de no atentar contra el bolsillo, lo mismo que en otros países del continente.

Para demostrar que no todo es consumo en San Valentín, los mexicanos han organizado un "beso multitudinario" en el Zócalo de Ciudad de México, donde esperan reunir a 35.000 personas y desbancar a Londres como ciudad donde más personas se han besado a la vez.

El "multibeso" forma parte de la campaña "Amor es...sin violencia, bésame mucho", para fomentar el respeto y la equidad en las relaciones de pareja, que no pasan por su mejor momento, según la conocida sexóloga puertorriqueña Alessandra Rampolla.

Desde Costa Rica, la mujer que nunca enrojece al hablar por televisión de los temas sexuales sorprendió en vísperas de San Valentín con una afirmación preocupante: el 50 por ciento de las mujeres latinoamericanas aseguran que no disfrutan con el sexo.

Rampolla animó a las parejas a que sean "más creativas" y que no se "acomoden" cuando llevan mucho tiempo juntas, "porque entonces se vuelven vagas" y las relaciones sexuales monótonas.

Una oferta de San Valentín que puede ayudar contra la rutina sexual es la del zoológico de Battle Creek, en Michigan (EEUU), que ha programado un recorrido especial para que las parejas aprendan técnicas y hábitos sexuales del mundo animal.

También para los amantes de la fauna está la propuesta del club "Salve un manatí" de Florida, que insta a dejar de lado cosas perecederas como chocolates y flores y a abrazar la causa de la salvación de la extinción de ese animal gordo y feo.

Una oferta más clásica es la de un hotel en Paraguay: "Pétalos de flores, desayuno en la cama, champaña, chocolate... y mucho más".

En Perú, quienes quieran ir cada vez más alto en el amor tienen la oportunidad de comprar con descuento un billete para viajar en tren de Lima a Huancayo, el segundo recorrido ferroviario a mayor altitud del mundo.

Sin embargo, según la encuesta hecha por Oh! Panel para el portal Mercado Libre, una cena romántica sigue siendo lo preferido por los enamorados latinoamericanos para compartir en su día.

Entre los que quieren regalar algo a sus parejas, el 23% escoge la cena romántica, el 15% artículos de electrónica, el 11% accesorios de moda y el 10% un ramo de flores.

Para Colombia y Ecuador, segundo y tercer exportador mundial de flores, respectivamente, San Valentín es una bendición.

Desde Colombia se envían al extranjero por estas fechas cargamentos de distintas variedades florales por más de 260 millones de dólares y se calcula que más del 60 por ciento de las rosas que se regalan los estadounidenses por San Valentín son colombianos.

Ecuador también le saca partido al santo patrono con sus mejores rosas, no solo por bellas y perfumadas, sino porque no han sido cultivadas con productos tóxicos, ni con trabajo infantil.

Para los brasileños, San Valentín pasará desapercibido, ya que para ellos el Día de los Enamorados se celebra el 12 de junio, víspera del día de San Antonio, el santo casamentero.

Las cenas románticas de San Valentín en Venezuela serán este año obligatoriamente abstemias, pues regirá la "ley seca" debido al referendo sobre la enmienda constitucional del domingo.

En Nicaragua, 400 parejas se casarán en una boda colectiva, que sigue siendo una de las más típicas formas de celebrar San Valentín, incluso ahora que los matrimonios están en declive.

En Perú, el Instituto de Administración Municipal alertó recientemente de que más de 80.000 matrimonios iniciaron el año pasado los trámites de divorcio, mientras que en Uruguay, 2008 fue el año en el que se registró el menor número de bodas en medio siglo, según datos de la Dirección Nacional del Registro Civil.

En 2009, el aumento de los divorcios puede frenarse, pues según abogados argentinos, en momentos de crisis, siempre disminuyen debido a los costos de estos procesos.