La Comunidad de Madrid solicita la retirada del mercado de una crema facial por contener una sustancia prohibida

MADRID, 25 (EUROPA PRESS) La Comunidad de Madrid ha solicitado la retirada del mercado de la crema facial 'Rigenera', de la marca italiana Collistar, por contener una sustancia prohibida por posibles efectos carcinogénicos, mutagénicos o tóxicos para la reproducción, al tiempo que ha publicado en el Sistema de Intercambio Rápido de Información del Instituto Nacional de Consumo (SIRI) a nivel nacional dicha actuación, identificando el comercializador local. Según informaron fuentes de la Consejería de Economía y Hacienda, el Gobierno madrileño ha actuado "con diligencia" desde el momento en que ha tenido conocimiento de la comercialización en tiendas de la región de este producto. Los Inspectores de la Dirección General de Consumo han procedido a localizar la citada crema en unos grandes almacenes que operan en todo el territorio nacional, de la misma forma que han levantado acta de inspección para informar a la empresa de la comercialización del producto y proceder a su retirada. Según las citadas fuentes, la Comunidad de Madrid ha sido la primera administración autonómica en localizar esta sustancia y en publicarla en el Sistema de Intercambio Rápido de Información del Instituto Nacional de Consumo (SIRI), identificado el comercializador local y las actuaciones seguidas. Además, se han solicitado a la empresa facturas de origen con el objeto de permitir la trazabilidad del producto, y se ha realizado una toma de muestra. Por último se ha procedido a publicar en Consumadrid, el portal del consumidor, accesible desde www.madrid.org la información suficiente para alertar a la población de la existencia de esta alerta. CRÍTICAS AL MINISTERIO Desde la Comunidad de Madrid criticaron que el Instituto Nacional de Consumo (INC) no haya ofrecido información sobre el listado de clientes/distribuidores de la empresa italiana responsable del producto. "Las comunidades autónomas son las competentes para proceder a la detección y retirada de los productos en red, pero para ello es necesario que el Instituto Nacional de Consumo (INC), dependiente del Ministerio de Sanidad y Consumo, facilite los datos necesarios para que pueda realizarse con éxito la labor de detección. Es el INC, y no las comunidades autónomas, el encargado de identificar a los distribuidores del producto", indican las fuentes. Así, precisan que el INC, al incorporar la alerta RAPEX al sistema nacional, "debería haber gestionado con el sistema europeo la obtención de la información necesaria para proceder a la localización". Los inspectores de la Comunidad de Madrid han localizado la distribuidora de este producto en España en la provincia de Barcelona. De este modo, desde la Consejería de Economía y Hacienda explican que "el retraso a la hora de proceder a la detección y retirada es atribuible a la mala praxis del Ministerio de Sanidad y Consumo, que se limitó a publicar la alerta obtenida del RAPEX en el SIRI sin identificar si existían comunidades autónomas afectadas y sin proceder a investigar si existe o no un distribuidor de dicho producto en España".