Más de 900 comercios se dieron de baja en 2008 en el área de Vigo y el 78,5 por ciento reconoce descenso de ventas

El sector mantiene estable el nivel de empleos, a pesar de la crisis VIGO, 25 (EUROPA PRESS) Más de 900 comercios de la demarcación territorial de la Cámara de Comercio de Vigo --que abarca la ciudad olívica, Nigrán, Gondomar, Baiona, Mondariz, Mondariz-Balneario, Ponteareas, As Neves y Salvaterra-- cerraron sus puertas durante el pasado año 2008, y un 78, 5 por ciento ha reconocido haber sufrido un descenso en sus ventas. Así se refleja en un estudio elaborado por la entidad cameral viguesa, a partir de 363 encuestas, en el que se recoge que, durante el año pasado, se dieron de alta 965 negocios, frente a las 904 bajas. Según destacó el presidente de la Cámara de Comercio de Vigo, José García Costas, "la mayoría de las bajas se debieron a la crisis", con un ligero repunte en el segundo semestre del año. El informe de la Cámara pone de manifiesto que la evolución de ventas a precios constantes está en descenso desde julio de 2008, y que alcanzó sus niveles más bajos en septiembre pasado, con una ligera recuperación en la campaña de Navidad. Con todo, el 78,5 por ciento de los encuestados reconoce que sus ventas disminuyeron en el último semestre del año pasado "algo o mucho", con respecto a los seis primeros meses del año, y el 42,4 por ciento de los comercios minoristas habla de que ese descenso es "mucho o bastante". EMPLEO ESTABLE Por otra parte, el índice de empleo se mantiene estable, según la presidenta de la Federación de Comerciantes de Vigo (Fecovi), Encarna Álvarez, porque los empleados de este tipo de comercios "son como de la familia de los propietarios", ya que "no se hacen contratos de seis meses". La mayor parte de los comerciantes encuestados afirmó haber mantenido los empleos en el segundo semestre de 2008, aunque un 11 por ciento reconoce haber reducido "algo" las plantillas. Este sector da trabajo en Galicia a más de 110.000 personas, de las cuales casi 20.000 están en el área de Vigo. EXPECTATIVAS Con respecto a las expectativas para este año, el presidente de la Cámara de Comercio se confesó "pesimista", y recordó que el aumento del paro influye en el grado de confianza y hace que el consumo siga cayendo, por lo que hizo un llamamiento a aquellos ciudadanos, en especial los que "tienen la suerte" de tener empleos y salarios estables, como los funcionarios, para que apuesten por consumir en este sector. La encuesta realizada por este organismo refleja que la mayoría de comerciantes minoristas da por hecho que sus ventas seguirán descendiendo, al menos la primera mitad del año, aunque un 43,5 por ciento de los interrogados espera que el negocio mantenga sus niveles a medio plazo. GRANDES SUPERFICIES Por otra parte, la presidenta de Fecovi hizo referencia a la proliferación de grandes áreas comerciales y criticó la existencia de "demasiados" centros de estas características "para una ciudad como Vigo". En ese sentido, advirtió de que estos macro-negocios "acaban con el empleo del pequeño y mediano comercio". Así, Encarna Álvarez puso como ejemplo la implantación de Ikea, que según su opinión "generará riqueza para Ikea", pero no para la ciudad. "Es verdad que crean algún empleo, pero destruyen el doble", precisó, al tiempo que recordó que ese tipo de regulaciones deben incluirse en la futura Ley de Comercio, que el sector estaba negociando con la Xunta, y pidió al PPdeG que "tenga en cuenta todo el trabajo realizado".