Un experto defiende una nueva generación de transgénicos con beneficios directos alimentarios y medicinales

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 7 (EUROPA PRESS)

El experto del Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA) Leandro Peña defendió hoy en una conferencia en la Universidad de Santiago (USC) las "bondades" de la tecnología de transformación genética de las plantas, abogando por una nueva generación de transgénicos con beneficios directos alimentarios y medicinales.

En su charla, Peña se preguntó si es responsable renunciar a la transgenia o quizás sería mejor convencer al consumidor europeo de las ventajas de la tecnología a través de una nueva generación de transgénicos con beneficios directos alimentarios o medicinales y así "cambiar el clima de oposición irracional" al progreso científico-tecnológico "que actualmente se respira en Europa".

Para Peña, considerado uno de los mayores expertos internacionales en transgénicos, hasta ahora los caracteres de mejora que se incorporaron a los cultivos transgénicos comerciales resultaron beneficiosos para el fabricante de las semillas y para el agricultor, pero no para el consumidor del viejo continente. "No sucede así en otros lugares", advirtió.

En esta línea, explicó que, frente a la "situación caótica" de Europa, la superficie de cultivo de variedades transgénicas en el continente americano aumenta cada año exponencialmente en países eminentemente agrícolas como Brasil, Argentina o Estados Unidos y, con ello, la creación de nuevas empresas biotecnológicas y nuevos laboratorios de investigación.

También, según comentó, está cambiando la percepción y las posibilidades de la tecnología en Asia, y "previsiblemente India y China alcancen en pocos años los niveles de los países americanos", añadió.

REVOLUCIÓN

Peña resaltó en su charla la "revolución de la agricultura" con la tecnología de los transgénicos, apuntando que algunos de los cultivos más importantes en términos de superficie como el maíz o la soja se plantan mayoritariamente en forma de variedades transgénicas resistentes a insectos y herbicidas.

No obstante, este experto consideró que "queda mucho por hacer". Además, dijo que en Europa resulta difícil "desde investigar con transgénicos hasta tratar de comercializar una nueva variedad vegetal mejorada mediante esta tecnología".

El investigador concluyó su intervención reclamando un mayor apoyo en Europa a esta tecnología. "La única posibilidad de que la agricultura europea pueda sobrevivir es siendo competitiva y ofreciendo variedades mejores que las de nuestros competidores y no dependiendo exclusivamente de un proteccionismo exagerado e insolidario con los países en vías de desarrollo de otros continentes", sentenció.