Brown, obligado a dar marcha atrás en el tema del estímulo de la economía

  • Londres, 26 mar (EFE).- El primer ministro británico, Gordon Brown, se ha visto obligado a dar marcha atrás en el tema del estímulo de la economía con más gasto público tras la seria advertencia del gobernador del Banco de Inglaterra de que no puede permitírselo y el fracaso de una subasta de bonos del Tesoro.

Brown, obligado a dar marcha atrás en el tema del estímulo de la economía

Brown, obligado a dar marcha atrás en el tema del estímulo de la economía

Londres, 26 mar (EFE).- El primer ministro británico, Gordon Brown, se ha visto obligado a dar marcha atrás en el tema del estímulo de la economía con más gasto público tras la seria advertencia del gobernador del Banco de Inglaterra de que no puede permitírselo y el fracaso de una subasta de bonos del Tesoro.

Según recoge hoy la prensa británica, el anfitrión de la próxima cumbre del G20 en Londres pareció retractarse anoche de sus planes iniciales después de que los inversores de la City de Londres lanzaran también un aviso indirecto sobre el delicado estado de las finanzas públicas.

Los inversores causaron el miércoles una conmoción en los mercados financieros al no acudir a la subasta de los 1.750 millones de libras (1,890 millones de euros) de bonos del Tesoro británico, lo que refleja la preocupación del mercado por la capacidad del Reino Unido de financiar los rescates bancarios con unos ingresos fiscales cada vez más menguados.

Durante su estancia en Nueva York antes de viajar a Brasil para reunirse con el presidente Luiz Inácio Lula da Silva, Brown pareció reaccionar a esas noticias negativas al explicar que no se proponía añadir más dinero a los 20.000 millones de libras (21.600 millones de euros anunciados por el ministro de Economía, Alistair Darling, a finales del pasado año.

"Nadie está diciendo que quienes vienen al G20 tengan que poner sobre la mesa el presupuesto que preparan para el próximo año. Lo único que decimos es que hay que conviene examinar juntos lo que hemos hecho hasta ahora", dijo el Primer Ministro.

El portavoz para asuntos económicos de la oposición conservadora, George Osborne, afirmó que lo ocurrido en la subasta de los bonos del Tesoro muestra claramente que las finanzas públicas británicas están en un estado demasiado delicado como para que el país pueda permitirse una nueva ronda de estímulo fiscal.

"Existe el riesgo de que en algún momento el Gobierno no sea capaz de financiar su gigantesco endeudamiento, lo que elevará los tipos de interés para las empresas y las familias en el peor momento", advirtió Osborne.

Según predicciones del Fondo Monetario Internacional, el Reino Unido soportará un déficit del 11 por ciento de su PIB en 2010.

Mientras tanto, fuentes del Gobierno británico han tratado de quitar importancia al fracaso de la subasta de los bonos del Tesoro y la achacaron a los bajos tipos de interés que se ofrecían más que a la preocupación por el Estado de las finanzas públicas.

Robert Stheeman, director ejecutivo de la agencia responsable de la emisión de la deuda pública, negó que lo ocurrido fuese un desastre para la economía.

Sin embargo, reconoció que si se repitiesen esos fracasos, ello podría llegar a presentar un problema serio para las finanzas públicas ya que el Reino Unido necesita recaudar 147.900 millones de libras (cerca de 160.000 millones de euros) por ese método el próximo año fiscal.