Brown pide regular los paraísos fiscales y acabar con los bonos a corto plazo

  • Londres, 6 mar (EFE).- El primer ministro británico, Gordon Brown, defendió hoy regular los paraísos fiscales y acabar con "la cultura de los bonos bancarios a corto plazo" como medidas clave para atajar y revertir la situación actual de recesión global.

Londres convoca una reunión a puerta cerrada de dirigentes empresariales del G20

Londres convoca una reunión a puerta cerrada de dirigentes empresariales del G20

Londres, 6 mar (EFE).- El primer ministro británico, Gordon Brown, defendió hoy regular los paraísos fiscales y acabar con "la cultura de los bonos bancarios a corto plazo" como medidas clave para atajar y revertir la situación actual de recesión global.

Durante un discurso ante miembros del Partido Laborista en Dundee (Escocia), Brown también abogó por conceder ayuda a los países que por si mismos no pueden reestructurar sus sistemas bancarios y por establecer un marco global que permita supervisar el sistema financiero en su conjunto y no sólo de entidades concretas.

Estas propuestas serán las líneas maestras de trabajo que, en su condición de anfitrión, presentará ante los gobernantes del G-20 cuando celebren su cumbre anual el próximo 2 de abril en Londres.

Las propuestas finales, dijo Brown, serán fruto de las conversaciones que mantenga en las próximas semanas con "nuestros amigos y socios" de América, Europa y el resto del mundo.

"Creo que está emergiendo un consenso sobre la manera en la que tenemos que fortalecer la regulación global de nuestros mercados financieros para evitar cualquier repetición del colapso que ha causado tanto daño a las economías del mundo", declaró.

Brown aseguró que "ya existe un acuerdo acerca de que no podemos afrontar el problema pensando en el mínimo común denominador, porque lo que necesitamos son altos estándares de confianza bancaria".

También consideró que existe un consenso acerca de que "cuando los flujos de capital son globales no podemos tener únicamente una supervisión nacional; necesitamos una supervisión global".

Frente a la crisis, Londres ha argumentado que es necesaria una reforma de los organismos financieros internacionales, que permita supervisar no sólo los bancos, sino también el funcionamiento y la gestión de los mercados financieros internacionales.

"Lo que quedó fuera del ámbito de cualquier regulador nacional fue que el fracaso de un solo banco actuó como un cortocircuito sobre el sistema en general", explicó Brown.

La fórmula para prevenir que ocurra otra vez es "mantener los beneficios que los mercados financieros internacionales abiertos suponen para la economía mundial, reforzando una regulación de los mercados financieros internacionales", subrayó el líder laborista.

En tono más populista y en un momento en que sus índices de aprobación entre los votantes son preocupantes para el Partido Laborista a poco más de un año de las elecciones, Brown se declaró indignado por el hecho de que los errores de bancos hayan supuesto un duro golpe para cientos de miles de personas trabajadoras.

"Lo que me indigna es que la gente buena, la gente que trabaja duro está siendo exprimida por los errores de los bancos y esta es la razón por la que necesitamos una limpieza y una renovación urgente de nuestro sistema bancario", concluyó.