Economía.- (Ampliación) BBVA dice que urge adoptar medidas para restablecer la confianza en el sistema financiero

González apuesta por dar un giro a la banca en meses y no en años HOUSTON (ESTADOS UNIDOS), 23 (EUROPA PRESS) El presidente de BBVA, Francisco González, subrayó hoy que estabilizar los mercados financieros y restablecer la confianza en el sistema financiero internacional nunca ha sido una tarea "tan apremiante como ahora", y señaló que, a su juicio, la mejor opción para contribuir a la recuperación el sistema financiero es la creación de un modelo de reestructuración de la banca en meses y no en años. González señaló que la prioridad deben ser los problemas de liquidez y solvencia de las entidades y que las medidas para sanear el sistema financiero internacional no deberían centrarse en evitar solo la quiebra de los bancos, sino en conseguir un sistema financiero fuerte eliminando las partes de banco que no funcionan, aunque reconoció que la medida es de gran envergadura y complejidad dado el tamaño de algunas entidades. El presidente de BBVA señaló, durante el Foro Económico que BBVA celebra en Houston, que ésta es la única forma de mantener la carga del contribuyente dentro de unos limites razonables. Respecto al modelo de intervención para la reestructuración de la banca, González indicó que debe dividirse en tres fases. En primer lugar, cuando un banco da muestras de debilidad extrema las autoridades deben acogerlo bajo su tutela, lo que implicaría eliminar el equipo de dirección y reducir o eliminar la participación accionarial. En segundo lugar, la dirección de la banco se encargaría a un nuevo equipo que reestructuraría el negocio, separando los activos sanos de los tóxico, mientras que los activos nocivos pasarían a cuarenta fondos específicos gestionados públicamente, a fin de recuperar todo el valor posible para los contribuyentes. En tercer lugar, se volvería a privatizar al banco, ya saneado, mediante una venta transparente a empresas privadas. González también recordó que el mundo se enfrenta a una recesión atípica y que la envergadura de la tormenta económica ha superado todas las previsiones y hay pocos indicios de un cambio de rumbo, si bien, señalo que el impacto de la crisis en las economías emergentes será más contenida. Por el contrario, subrayó que en los países desarrollados será necesario actuar rápidamente para garantizar que los mercados financieros recuperen la normalidad porque la situación es desoladora y reconoció que la posibilidad de que entidades cuya situación es saludable resulten contagiadas sigue siendo alta. El presidente de BBVA también recordó que los diferenciales corporativos son ahora más amplios que en los días en que se produjo la quiebra de Lehman Brothers, al igual que las primas de riesgo crediticio de los bancos y las pérdidas sufridas en las bolsas están perjudicando de forma dramática a las economías domésticas. González destacó que la economía vive una enorme reorganización del sistema bancario mundial en la que algunos bancos han caído, pero que BBVA puede afirmar con "orgullo" que no es no de ellos. En este sentido, recordó que la entidad ha construido fuertes franquicias bancarias en todo el mundo, en especial en Estados Unidos, donde su presencia es "significativa", sobre todo a través de Compass. IMPORTANCIA DEL CAPITAL Y NO POLITIZAR EL SISTEMA. El presidente de la Reserva Federal de Texas, Donald Bowers, quien también asistió al Foro, subrayó que de la actual crisis hay que extraer algunas lecciones de cara a pensar en el sistema financiero del futuro y vaticinó que el mercado financiero va a tener que lidiar con mucha tensión y que en la banca lo importante será "el capital, el capital y el capital". En este sentido, Bowers defendió la vuelta a "tiempos de capital mínimo regulador", ya que, a su juicio, tiene que haber "un mínimo de capital por ley". Asimismo, destacó que la segunda cuestión a la que hay que prestar especial atención es la tendencia a caer en una sobrerregulación. El fuera asesor de la Administración de George Bush abogó por adoptar algunas normativas pero poniendo el acento en la transparencia. "Si promulgamos demasiadas leyes que lo regule (al sistema bancario) se va a matar al sistema bancario", apostilló. Por último, advirtió sobre la inclinación política a intervenir la industria financiera, ya que, según explicó, tras los errores cometidos en el pasado hay gente que quiere intervenir en el sistema. "No politicemos la industria de los servicios financieros, porque eso no es bueno", añadió, al tiempo que defendió "el sistema capitalista" como el mejor sistema conocido por la humanidad, a pesar de que ahora esté en el "banquillo de los acusados".