El Consejo de Iberdrola cobró 11,184 millones en 2008, el 24,2 por ciento más

  • Madrid, 18 feb (EFE).- Los miembros del Consejo de Administración de Iberdrola cobraron el año pasado 11,184 millones de euros, lo que supone un incremento del 24,2 por ciento respecto al año anterior, mientras que la alta dirección de la eléctrica percibió 8 millones de euros, el 33 por ciento más.

El Consejo de Iberdrola cobró 11,184 millones en 2008, el 24,2 por ciento más

El Consejo de Iberdrola cobró 11,184 millones en 2008, el 24,2 por ciento más

Madrid, 18 feb (EFE).- Los miembros del Consejo de Administración de Iberdrola cobraron el año pasado 11,184 millones de euros, lo que supone un incremento del 24,2 por ciento respecto al año anterior, mientras que la alta dirección de la eléctrica percibió 8 millones de euros, el 33 por ciento más.

La remuneración del presidente y consejero delegado de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, se elevó un 44,7 por ciento, hasta superar los 6,5 millones de euros, sueldo que, al igual que la del resto de consejeros y directivos, se "congelará" este año.

Así consta en los informes de gobierno corporativo de la compañía de los dos últimos ejercicios remitidos a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Dentro de la política de "austeridad" aplicada por la eléctrica para afrontar la crisis, se acordó destinar a provisiones de cara a futuras contingencias dos tercios de la remuneración asignada al Consejo para 2008, cifra que asciende a 24,67 millones de euros.

En total, en el Informe de Gobierno Corporativo de 2008, bajo el epígrafe "garantías constituidas por la sociedad a favor de los consejeros", figuran 28,465 millones de euros, cantidad que casi cuadruplica a los 7,9 millones de euros de 2007.

El Consejo de Administración tiene derecho a percibir hasta el 2 por ciento del beneficio de la compañía, según los estatutos de Iberdrola, que en 2008 acordó retribuir al su órgano de dirección con el 1,3 por ciento de sus ganancias.

En lo que respecta a 2009, Iberdrola ha decidido congelar el sueldo de los quince miembros del Consejo de Administración y de su alta dirección para, según Sánchez Galán, trasladar a los trabajadores el mensaje de que todos están "en el mismo barco".