Tribunal amplía un día más el juicio por el "Caso Alierta"

Por Carlos Ruano

MADRID (Reuters) - El Tribunal que juzga al empresario César Alierta y a su sobrino por un presunto delito de abuso de información privilegiada en 1997 anunció el martes que la vista se prorrogará un día más después de una larga jornada en la que se atendieron diversas intervenciones periciales.

"Reservamos mañana por la tarde exclusivamente para los informes", dijo la presidenta del tribunal, Manuela Carmela quien previsiblemente declarará el miércoles "visto para sentencia" un proceso que lleva siete años deambulando entre distintas instancias.

Una fuente judicial que participa en el proceso dijo que tras la última sesión del juicio, que se reanudará a las 16:00 horas del miércoles, la sentencia podría estar fijada en un plazo aproximado de un mes. "Un mes sería un plazo perfectamente factible", dijo.

El fiscal anticorrupción, Alejandro Luzón, adelantó que su discurso de conclusiones podría durar "unas dos horas".

A lo largo de la jornada del martes intervinieron seis peritos propuestos por la defensa y uno a propuesta del fiscal, que pide hasta 4 años y medio de prisión para el actual presidente de Telefónica y cuatro para su sobrino.

El fiscal argumenta que los acusados ganaron 1,86 millones de euros con compras de acciones en el año 1997 justo antes de que la Tabacalera presidida por Alierta anunciase la compra de una empresa estadounidense de puros (Havatampa) y de una subida de los precios del tabaco.

Aunque en su declaración en la jornada anterior el propio Alierta negó la mayor: "No he comprado ni una acción de Tabacalera ni directa ni indirectamente", en 1997, los interrogatorios a testigos y peritos se centraron en gran parte en aspectos de carácter técnico sobre si las mencionadas informaciones fueron o no consecuencia de la subida de la acción.

Mientras Alierta acusó al fiscal de tener un "perfecto desconocimiento" de los mercados, varios testigos y peritos propuestos por la defensa argumentaron que en circunstancias generales una empresa que compra otra tiene una reacción bursátil a la baja, de forma que difícilmente puede argumentarse que los acusados hubiesen comprado acciones sabiendo de antemano que el mercado suele reaccionar con baja a estas noticias.

"Hay más de 500 estudios y hay unanimidad en que la empresa que va a ser comprada sube sistemáticamente de precio y la empresa que compra, de media, baja", explicó Pablo Fernández, profesor del IESE y perito a propuesta de la defensa.

También dijeron que tanto la subida de los precios del tabaco como la compra de Havatampa no permitirían pronosticar un alza en el precio de la acción y argumentaron que el mercado conoció con tiempo ambas decisiones.

Uno de los peritos de la defensa, el presidente de Renta 4, Juan Carlos Ureta, añadió además que la sociedad que compró las acciones de Tabacalera las mantuvo durante un plazo de cinco meses, "algo que no hacen los insiders".

Además, Luis Carlos de Bertrán, perito a propuesta de la defensa y abogado del despacho Uría, dijo que "en la hipótesis de que hubiera habido utilización de información privilegiada", el beneficio habría sido de 48,9 millones de pesetas, una cifra muy inferior a la que sostiene la fiscalía.

El fiscal anticorrupción, Alejandro Luzón pidió sin éxito que no se admitiesen los peritos propuestos por la Defensa ya que, en su opinión, los informes que presentaban eran de carácter fundamentalmente jurídico.

"Más abogados de los acusados vestidos con piel de peritos (...) Las opiniones jurídicas no pueden aportarse como pruebas aunque sea un experto en la materia quien las aplique", dijo Luzón.

La presidenta del tribunal admitió los testimonios de los peritos, aunque rechazó como periciales dos de los informes aportados por la defensa.

(Información de Carlos Ruano; Editado por Andrés González)