El SPD quiere que se reforme el derecho electoral alemán antes de las generales

  • Berlín, 22 abr (EFE).- El Partido Socialdemócrata (SPD) quiere que el derecho electoral alemán se reforme antes de los comicios generales del 27 de septiembre y pidió a sus actuales socios de coalición, la Unión Cristiademócrata y la Unión Cristianosocial (CDU/CSU) no bloquear una solución en ese sentido.

Berlín, 22 abr (EFE).- El Partido Socialdemócrata (SPD) quiere que el derecho electoral alemán se reforme antes de los comicios generales del 27 de septiembre y pidió a sus actuales socios de coalición, la Unión Cristiademócrata y la Unión Cristianosocial (CDU/CSU) no bloquear una solución en ese sentido.

El diputado Thomas Oppermann, secretario del grupo parlamentario del SPD, se pronunció a favor de llevar al Bundestag en mayo un proyecto de ley destinado a evitar los llamados mandatos adicionales, una particularidad del sistema electoral alemán que ha sido cuestionada por el Tribunal Constitucional (TC).

Alemania tiene un sistema electoral mixto, que combina la elección de diputados por mayoría simple, en circunscripciones unipersonales, con otra por voto proporcional con la presentación de listas de los partidos en los 16 estados federados (Laender).

Siguiendo ese sistema, la mitad de los diputados del Bundestag son elegidos por voto directo en las circunscripciones distribuidas en todo el territorio alemán, mientras que la otra mitad sale de las listas de los partidos.

Cada elector tiene un primer voto, que puede dar a uno de los candidatos que aspiran al mandato directo de su circunscripción, y un segundo voto que debe dar a la lista de uno de los partidos.

El segundo voto decide sobre la composición proporcional del Parlamento, de acuerdo con el sistema Hare-Niemeyer que determina el número de escaños de cada partido multiplicando el número de votos de la agrupación por el número total de escaños y dividiendo luego ese resultado por el número total de votos válidos.

Si tras esa operación quedan todavía escaños por distribuir se otorgan a los partidos que tengan los restos más altos en la división anterior.

En esa distribución sólo entran aquellos partidos que hayan alcanzado el umbral del cinco por ciento de los votos o al menos tres mandatos directos.

Para determinar qué número de escaños corresponde a las listas de cada partido, se procede a restar de los resultados del método Hare-Niemeyer el número de mandatos directos obtenidos por cada agrupación.

Puede darse el caso de que el número de mandatos directos obtenidos por un partido en un estado federado sea mayor que el número de escaños que le corresponden a la lista regional en el Parlamento siguiendo el método Hare-Niemeyer.

En ese caso, el número total de diputados del Parlamento se aumenta para dar cabida a los diputados elegidos directamente que no entrarían al Bundestag por proporcionalidad.

Estos mandatos adicionales distorsionan en mayor o menor grado la composición del Parlamento favoreciendo a los grandes partidos, el SPD y la CDU/CSU, que suelen repartirse la gran mayoría de los mandatos directos.

Actualmente, el Bundestag tiene 612 diputados entre los que hay 15 mandatos adicionales, 9 del SPD y 6 de la CDU/CSU.

En julio pasado, el TC cuestionó la forma de reparto de los mandatos adicionales, ya que puede darse incluso el caso de que un partido termine beneficiándose paradójicamente de una pérdida de votos para obtener un escaño más.