CCOO cree que las pérdidas de 2008 son "el pasado" y que ahora CCM es sólida

  • Toledo, 29 abr (EFE).- Comisiones Obreras (CCOO) considera que las pérdidas de 740 millones de euros Caja Castilla La Mancha (CCM) en 2008 son "el pasado, aunque sea un mal pasado", y sostiene que a partir de este momento la caja es "sólida" gracias a la emisión de participaciones preferentes por valor de 1.300 millones de euros.

Toledo, 29 abr (EFE).- Comisiones Obreras (CCOO) considera que las pérdidas de 740 millones de euros Caja Castilla La Mancha (CCM) en 2008 son "el pasado, aunque sea un mal pasado", y sostiene que a partir de este momento la caja es "sólida" gracias a la emisión de participaciones preferentes por valor de 1.300 millones de euros.

Así lo ha declarado a Efe el responsable de la Federación de Servicios Administrativos y Financieros de CCOO en Castilla-La Mancha (COMFIA), Fernando Botica, quien ha manifestado que ahora toca trabajar para recuperar la confianza de los depositantes para que reintegren en la entidad el dinero que han retirado.

Botica, que es trabajador de CCM, ha planteado que las pérdidas de 740 millones de euros anunciadas hoy por la Caja suponen una cifra "impactante", pero muy lejana "al agujero de 3.000 millones de euros" del que se ha hablado.

En esa cantidad se incluyen las dotaciones para todos los créditos de dudosa recuperación de la entidad, por lo que ahora mismo CCM "está saneada" y tiene un futuro sólido gracias a la emisión de participaciones preferentes por valor de 1.300 millones de euros que adquirirá el Fondo de Garantía de Depósitos.

Botica ha planteado que el plan estratégico que pondrá en marcha la dirección de la entidad se apoyará en la desinversión, en la venta de la cartera de créditos que han sido saneados y en el ajuste de la red al tamaño real de la entidad.

Sin embargo, ha asegurado contar con la garantía de la dirección de la Caja de que ese ajuste no tendrá un coste relevante en términos de empleo, más aún cuando, según CCOO, la plantilla actual de la entidad está 200 puestos por debajo de las necesidades estructurales por la no renovación de contratos temporales.